Trivium Mexico

07 Enero 2016 |

Trivium recuerda “Ascendancy” y su ascenso a la cima

Source: Trivium look back on Ascendancy and their rise to the top

Matt y Corey reflexionan sobre los 10 años de Trivium y el nuevo álbum Silence In The Snow

Una década después de su álbum hito Ascendancy, Matt Heafy y Corey Beaulieu de Trivium recuerdan sobre los músicos que eran, y su progresión al nuevo LP, Silence In The Snow.

Fue a finales de 2005 cuando un grupo de jóvenes desaliñados residentes de la Florida se elevaron a sí mismos de una relativa oscuridad y se convirtieron en la banda más candente del metal. Con el segundo álbum Ascendancy – el cual llegó un año después de firmar un acuerdo con el legendario sello Roadrunner – Trivium de algún modo había atrapado un rayo en una botella y creó un sonido que revitalizó el género. Era un monstruo de Frankenstein que marcó el comienzo de nuevas ideas sin alejarse demasiado de la rica herencia del metal.

Pronto estarían en portadas de revistas, en rotación constante a través de las ondas de radio y siendo señalados por sus héroes Metallica como una de las esperanzas más brillantes de la música pesada. 10 años después, los guitarristas Matt Heafy y Corey Beaulieu recuerdan el álbum que cambió sus vidas para siempre, y contemplan el siguiente capítulo de su carrera…

¿Qué recuerdan de componer y grabar Ascendancy?

Corey: “Me uní a la banda justo después de graduarme de la universidad de música. No tenía trabajo y un lugar donde vivir, por lo que estuve viviendo en mi coche por un tiempo, y luego empecé a quedarme en casa de Matt. Él todavía estaba en la preparatoria, así que una vez que terminaba sus estudios nos reuníamos en un almacén y tocábamos durante horas. No teníamos nada más que hacer mas que tocar y componer.

“Así es como surgieron las canciones de Ascendancy – sólo unos tipos que no tenían nada que hacer, sin fans, sin trabajo, ni nada. A finales de ese álbum y al comienzo de The Crusade, ya habíamos tenido nuestra primera portada de Total Guitar. Creo que fue cuando Matt tenía un corte de tazón con el pelo corto y negro…”

Matt: “¡Vamos! Fue un cuestionable estilo swoop, no un corte de tazón. Yo tenía unos 17 años de edad y todavía vivía en casa de mis padres. Simplemente tocábamos lo que queríamos oír como fans del metal. Y todos estos diferentes sonidos comenzaron a mezclarse: death metal, melodeath, metal tradicional, hardcore… Se convirtió en un crisol de influencias que probablemente no deberían ir juntas.”

mid triv 650 80

¿Tuvieron idea de que estaban haciendo un disco que tendría tal impacto?

Corey: “Yo diría que el 60% de esas cosas fue escrito totalmente como fruto de la casualidad. Rain, Pull Harder On The Strings Of Your Martyr, Like Light To The Flies… esas surgieron de practicar. Recuerdo haber tocado el intro, de repente compusimos el resto, los mezclamos y ¡bum! En un par de horas de practicarla, se terminó. Mirando en retrospectiva, es una locura cómo muchas de estas canciones fueron creadas en una porquería de almacén después de escuchar las palabras ‘¡Toca algo!’”

Matt: “Recuerdo que estaba sentado en mi sofá tocando el riff intro de Pull Harder… y pensando, ‘Tengo que recordar esto.’ Así que me lo llevé a la práctica y [el baterista original] Travis Smith dijo que también había compuesto una parte de batería la misma noche. Así que contamos hasta cuatro y fuimos por eso. Fue tan fácil.

“A Gunshot To The Head Of Trepidation se compuso en un día libre en las afueras de Las Vegas, sentados dentro de un motel asqueroso. Éramos jóvenes y estúpidos, así que obviamente habíamos estado toda la noche parrandeando. Hallé este riff de ametralladora y Travis empezó a tocar su almohadilla de batería.

“Pensamos que todo estaba encajando perfectamente al unísono, probablemente a causa de los largos días y el cansancio. Pero no encajaba, ¡y terminó por convertirse en lo bello de eso!”

¿Fue duro mantener su ética de banda de garage mientras su perfil se disparaba?


Corey:
“Muchos de los músicos hoy en día están tocando en sus habitaciones, haciendo videos en YouTube, usando software como EZ Drummer para hacer grabaciones caseras de buena calidad. Pero la belleza detrás de Ascendancy es que surgió de un grupo de chicos en una habitación, intercambiando ideas entre sí.

“Cuando estás sentado solo delante de una pinche computadora, no tendrás eso. Hemos utilizado este enfoque en todos nuestros discos, excepto en Vengeance Falls, que tuvo un montón de pre-producción y edición. Algunas cosas pueden sonar muy bien en una laptop, pero cuando realmente lo tocas como banda, tal vez no funciona tan bien, hasta el punto en el que se tienen que modificar algunas de esas cosas en vivo para hacerlo sentir diferente o más cómodas.”

Matt: “Tengo que ser capaz de tocarlo y cantarlo. Como cuando James Hetfield compone una parte vocal, él toca primero la guitarra y luego se trata de lo que se ajusta sobre la parte que está tocando. Tomen Walk de Pantera – aunque es una parte de guitarra simple, es muy difícil de tocar y cantar porque esos dos ritmos son opuestos entre sí. En The Crusade y Vengeance Falls, yo realmente no pensé bien en eso.”

corey corbis 650 80

¿Qué es lo que oyes cuando escuchas de nuevo sus primeros discos, sobre todo en comparación con la música que están haciendo ahora?

Corey: “Con cada álbum, puedo escuchar mi propio desarrollo en el tono, vibrato o bending. Ninguna de esas cosas sonaba con enorme confianza en Ascendancy. ¡No puedo adivinar cuántas horas de tocar he acumulado desde que lo hicimos! Yo no busco tecnicismo, se trata más de la emoción cuando se toca.

“En nuestro cuarto álbum Shogun, yo era mucho más shreddy, pero el nuevo disco Silence In The Snow tiene más precisión. Estoy pensando más acerca de las opciones de notas y el fraseo. Siempre me han gustado los solos que se pueden cantar, así que mientras ir por 8,000 escalas y arpeggios puede ser divertido, no va a traer mucha emoción de la gente.

“Si uno escucha a Slash, George Lynch o Marty Friedman, hay tecnicismo, pero lo más importante: hay creatividad y suena pegadizo. Y es lo mismo con la voz de Matt: en Ascendancy sonaba como un joven de 18 años de edad… ¡pero ahora suena como una bestia!”

Matt: “Incluso cuando era un adolescente, yo ya estaba muy regimentado con mi práctica, sigo siendo el mismo hoy. Me he estado metiendo en el Jiu Jitsu en los últimos años, y eso me ha recordado lo que se siente poner un trabajo duro en algo.

“Entré en la cosa más difícil que he hecho. El primer día que enfrenté a alguien, fue un chico de 120 libras y pensé: ‘¡Lo tengo en la bolsa!’ ¡Y él me estranguló en 30 segundos! Eso realmente me humilló.

“Así que he reintegrado esa misma idea con la música. Estoy tomando clases de nuevo con un tipo clásico que me enseña a leer y ver si hay agujeros en mi forma de tocar la guitarra. Estoy tomando clases de canto, clases de cocina, clases de yoga… Las Artes Marciales me recordaron lo que se siente llegar a ser bueno en las cosas, y he aplicado eso en todas partes en mi vida.”

matt corey corbis 650 80

Notamos que las siete cuerdas están de vuelta…

Matt: “Todo se remonta al tema que da título al disco, que de hecho fue escrito en el 2007 alrededor de las sesiones de Shogun. Se suponía que iba a estar en el disco, pero no encajaba estilísticamente. Es una canción muy sencilla, y la simplicidad da un poco de miedo – muestra los defectos en tu manera de tocar si no estás a la altura. Entonces el año pasado empezamos a componer este séptimo álbum y decidimos traer a Silence… de regreso.

“Debido a que fue compuesta en una [guitarra] de siete cuerdas, nos llevó a usarlas de nuevo. Me inspiré en [la leyenda del metal noruego] Ihsahn, que utiliza mucho una afinada en siete cuerdas. No sé si alguna vez toquemos ocho cuerdas, pero me encanta la forma en que Ihsahn las utiliza, ¡porque él realmente usa todas las cuerdas!”

Corey: “Los dos últimos álbumes han sido estrictamente en Drop D. Ya que no habíamos utilizado siete cuerdas por un tiempo, se sentía muy divertido y estimulante trabajar con los tonos más oscuros sonoros que el instrumento puede ofrecer. Obviamente uno no quiere utilizar esa baja B todo el tiempo, pero es divertido saltar a ese registro sonoro para un sonido más grueso.

“Hay un par de canciones en Drop D también. Moviéndose de una a otra, realmente permite que cada canción tenga su propia vibra. A mitad del disco, no se siente como que se haya escuchado la misma canción en seis canciones. Las cosas se vuelven aburridas cuando todo está en la misma nota...”

¿Cuál otro equipo acabaste usando?

Corey: “Mantuvimos las cosas simples. Nosotros no nos volvemos demasiado locos con los pedales cuando se trata de grabar. Los principales tonos rítmicos son de una EVH 5150III, para todas las melodías que no van en los solos utilizo mi Kemper, que tiene un parche lead que me gusta mucho.

“Todos los solos se hicieron en un KSR Colossus. Eso aseguró que todo tuviera su propio sonido único. Usamos un sitar para el intro de Breathe In The Flames, que surgió por estar bromeando una noche. Había uno por ahí en el estudio, ¡y terminó sonando muy cool, como Wherever I May Roam de Metallica!”

Matt: “La guitarra para todos mis ritmos fue mi Epiphone signature. Probé todo lo demás y nada sonaba mejor, así que definitivamente voy a estar haciendo eso de nuevo la próxima vez. Gran parte de la razón por la cual este disco suena tan bien es porque es bastante minimalista, no hay mucho sucediendo y hay sorprendentemente poca ganancia.

“Muchos guitarristas de metal meterán bastante, pero me parece que las cosas suenan más pesadas con menos. Y para ser honesto, mientras menos cosas haya entre mis dedos y lo que el público escuche, mejor.”

matt corbis 650 80

Blind Leading The Blind and The Thing That’s Killing Me muestran algunas de tus voces limpias más fuertes a la fecha, Matt. ¿Cómo has cambiado como cantante?

Matt: “Bueno, hace dos años arruiné mi voz y tuve que volar a casa y cancelar nuestra gira. Nuestros chicos del equipo tuvieron que irse a casa sin recibir un pago, me sentí muy mal. Cuando aterricé recibí un mensaje de M Shadows de Avenged Sevenfold que decía: ‘Lamento oír que arruinaste tu voz, ¿hay algo que pueda hacer para ayudar?’

“Y le pregunté qué hizo cuando le sucedió a él, así que me puso en contacto con su tutor de canto Ron Anderson, quien aprendió del maestro de Freddie Mercury. Él ha ayudado a Axl Rose, Janet Jackson, Chris Cornell… básicamente todos los que son increíbles en el canto.

“Aprendí una técnica de grito que era 100% diferente. Desde hace 15 años había estado haciéndolo de forma incorrecta y dañando mis cuerdas vocales. Tengo mucha suerte que no me arruiné a mí mismo de forma permanente. Ahora tengo la manera segura, que funciona y suena muy bien.

“Yo solía pensar que cantar tendría ser difícil, pero eso no es cierto en absoluto. Durante 15 años, había estado cantando a todo pulmón – casi me desmayaba y me daban dolores de cabeza durante la grabación. Forzaba mi voz y terminaba perdiendo rango, por lo que empezaba a sonar más bajo porque no podía ir tan alto como solía hacerlo. ¡Afortunadamente eso ha cambiado!”

Dead And Gone tiene una sensación casi tech-metal, especialmente el lento bend en el verso

Matt: “¡Eso en realidad fue compuesto por nuestro bajista Paolo, él es el compositor de bends lentos en la banda! Él compuso In Waves y esa fue la canción que cambió nuestro sonido. Fue un momento donde abrazamos la sencillez y grooves extraños, buscando un equilibrio en medio y eso es algo que todavía aspiramos. Así que ese tipo de cosas son siempre de él. ¡Y creo que él es el maestro para eso!

“El vibrato es algo que se pierde en muchos de los músicos técnicos hoy. Los bends son tan importantes… es como cuando hay algunas personas que pueden hacer shred, pero no pueden sostener una nota. Algunos músicos parecen saltar esa parte del proceso.”

young trivium reading 650 80

¿Dónde ven a Trivium en 10 años?

Matt: “Hay esa famosa cita de los primeros días cuando nos preguntaron cuáles eran nuestros objetivos y respondí: ‘¡Queremos ser los próximos Metallica!’ Yo no sabía qué más decir… Pero pronto la gente empezó a preguntarse quién diablos eran estos niños que se comparaban a sí mismos con Metallica.

“Pero mirando hacia atrás, nadie debería avergonzarse de sus objetivos en la vida. ¡Todavía queremos ser el tipo de banda que puede cambiar el metal, y tocar en arenas con más pirotecnia que Rammstein!

Corey: “Hemos sido lo suficientemente afortunados para ser titulares de festivales como Bloodstock. Y esos grandes escenarios son donde nos sentimos como en casa, ¡tocar en ellos nos ha puesto más hambrientos! Hemos estado haciendo esto durante 10 años y Silence… se siente como el hito para empezar los próximos 10.

“Estamos en un momento de nuestra carrera donde queremos agarrar por el cuello y patearle el culo a todos. Ser líderes de cartel no es una antorcha fácil que se reciba. Uno se tiene que ganar el respeto, sobrevivir las trampas, y tener un cuerpo de trabajo que sea digno de las multitudes. A uno no se le pasa eso, y nosotros todavía estamos trabajando duro para llegar allí.”