Trivium Mexico

27 Septiembre 2013 |

“Vengeance Falls” en palabras de Matt Heafy & David Draiman

Source: Exclusive Interview: Matt Heafy of Trivium and David Draiman of Device

Cuando llegó la hora de grabar su último álbum, ‘Vengeance Falls,’ Trivium buscaron la ayuda de un amigo y colega en vez de un típico "productor". Los titanes del metal de la Florida fueron con el líder de Disturbed y Device, David Draiman, para las labores de producción. Draiman había sido introducido a eso desde ‘In Waves’ y se los hizo saber. Ellos se mantuvieron hablando de eso, y cuando el momento llegó para hacer ‘Vengeance Falls’, fue la tormenta más perfecta del metal en el estudio. Ahora, con Draiman detrás del tablero, Trivium hace su declaración definitiva a la fecha. No solamente es la mejor entrega de Trivium a la fecha, sino es una de las mejores del año.

Así que el editor en jefe de ARTISTdirect.com, Rick Florino, tuvo una entrevista exclusiva con David Draiman de Disturbed y Device y Matt Heafy de Trivium para profundizar en ‘Vengeance Falls.’

¡Y estén atentos a ARTISTdirect.com porque el lunes 30 de septiembre estarán estrenando “No Way To Heal” en exclusiva!

¿Cuándo sintieron que ‘Vengeance Falls’ se había completado?

Matt Heafy:
Es increíble en el estudio porque cuando se comienza a grabar todo g uno lo escucha por separado como que no tiene sentido hasta un punto. La manera en que a David le gusta hacer un disco es a través de poner los instrumentos en fases de una manera que es más intuitiva que cualquier otro método que hayamos hecho en el pasado. Normalmente haríamos todas las partes de batería, todas las guitarras, todo el bajo, y todas las voces. Esta vez, literalmente pudimos escuchar instantáneamente lo que sería el producto final de la canción cuando se hizo la pre-producción. Completamos la pre-producción. Grabamos más o menos la mitad de la batería para el álbum y luego comenzamos con las guitarras rítmicas inmediatamente, lo que es algo de lo que nunca habíamos escuchar hablar antes. Comenzamos con las guitarras rítmicas. Hicimos un par de bajos. Estábamos haciendo las voces para ‘Vengeance Falls’ más o menos durante la primera semana de lo que fue la mera grabación. Pudimos escuchar casi una canción completa. Ese fue el momento cuando pude escuchar cómo iba a ser esta cosa en realidad. Nos miramos unos a los otros como diciendo "Tenemos un monstruo en nuestras manos." Inicialmente, este álbum se iba a llamar ‘Wake’, pero David nos dijo, "A veces uno tiene que dejar que la música hable por sí misma." Creo que ‘Vengeance Falls’ es la sinopsis de este disco. Esa canción ayudó a nombrar el disco y manejar la temática del disco. Al final, se volvió la visión del mismo.

David Draiman: Bien dicho [ríe]. La única cosa que voy a agregar a eso es que es diferente desde la silla del productor. Al final del periodo de pre-producción, ya sabía que habíamos completado la misión. En cuanto a la grabación, no tuve reparo o preocupaciones de que estos chicos eran capaces de hacer que esto les saliera a la perfección. Sé que queríamos ir por ciertos aspectos de tonalidad, actitud, y así. Una vez que teníamos las estructuras de las canciones y los arreglos finalizados y que ya pudimos identificar los ganchos, yo estaba emocionado. Supe cuál sería el plan de juego. Ya estábamos dando prioridad a grupos de canciones en términos de dónde las íbamos a ubicar y en términos de cuáles serían nuestros puntos más pesados. De hecho nos aseguramos que no nos estancáramos en la manera que Matt describió en lo que respecta a la división de la grabación. No queríamos llegar a un muro en términos de cualquier instrumento o incluso vocalmente. La pre-producción fue muy rigurosa, y al final, ya tenía una gran sonrisa en mi cara. Incluso aunque estos chicos no iban a poder ver el producto final, como Matt dijo, ellos escucharon una canción completa, y los vellos de mi nuca ya se estaban erizando.

¿Cómo funcionó ese enfoque de grabación?

David Draiman:
Quisimos dividir grupos de canciones. Hacíamos todas las baterías para cinco o seis canciones seguidas. Dividíamos las sesiones de batería en dos sesiones por separado. Parte de la razón fue que estábamos usando el estudio de batería de un amigo mío ubicado enfrente [ríe]. Cuando uno divide el plan de ataque, uno siempre mantiene frescas las cosas. Uno no se está partiendo el lomo en una canción hasta que está lista. Uno siempre puede cambiar. Se tiene opciones. Si uno se desgasta o algo, se puede cambiar a algo más. Si se llega a una pared vocalmente y se necesita un día para recuperarse, se puede cambiar a tracks de bajo sin finalizar o tracks de guitarra lead que necesitan completarse para la canción original. Esto nos deja con muchas más opciones y menos presión en cualquier músico en la banda. Es mucho más eficiente para mí.

Matt Heafy: Una vez que dividimos el disco a la mitad, siempre supimos que ‘Vengeance Falls’ sería el primer disco que queríamos escuchar completado como un sentimiento intuitivo. En cuanto a las voces, ¿cómo nos fue David? David Draiman: ‘Vengeance Falls’ fue una de las tres que primero logramos vocalmente. Definitivamente no quería que hicieras esa primero. Te inicié con algo más. Quería que te pusieras más cómodo con cómo íbamos enfocando las cosas para ti. Con cada grupo de canciones teníamos que identificar, disculpen mi palabrota, nuestros temas más cabrones [ríe]. En el cuerpo de trabajo, separábamos nuestros archivos como diciendo, "Aquí están los temas del álbum y aquí están los cabrones." Tratábamos de asegurarnos que hubiera una cantidad balanceada de cabrones en cada grupo, manteniendo emoción en las cosas. Ya sabíamos cuáles eran los temas en los que íbamos a apostar, y los distribuimos de manera equilibrada.

¿Qué quisieron lograr ambos al hacerlo así?

Matt Heafy:
Al hacer este disco, la menos inicial fue componer absolutamente las mejores canciones que pudiéramos. No nos pusimos a pensar en cosas como "Necesitamos ser técnicos, necesitamos ser brutales, o algo por el estilo." Se trató de hacer la mejor música posible. Mirándolo en retrospectiva, siento que abarca lo que los fans de Trivium han amado a lo largo de los años a través de nuestros primeros cinco discos. Luego, se expande con esas herramientas con la nueva música. Es un gran resumen de todo lo que hemos hecho, llevando al oyente a otro lugar al mismo tiempo. Me parece increíble que lo haga. Quizá ‘Ascendancy’ y ‘Ember To Inferno’ fueron similares, pero ‘The Crusade’ fue lo opuesto. ‘Shogun’ fue técnico. ‘In Waves’ fue simple. Éste [‘Vengeance Falls’] tiene todo, cosa que realmente aprecio.

David Draiman: Me encanta trabajar con otros músicos. Me gusta el hecho de que estos chicos ya habían ido tan lejos como lo habían hecho con ‘In Waves’. Esa es parte de la razón que me motivó a trabajar con ellos. Yo ya sabía lo talentosos que son estos chicos. Vi el potencial en ellos para convertirse en algo en lo que están destinados a metamorfosearse – este tipo de banda dominante de festivales. La banda que podría llevar todo de los teatros a donde suelen presentarse muy cómodamente a arenas… Quería ver que estos chicos lleven lo que han hecho y convertirse en el Metallica de esta generación y realmente ser la banda que siento que Trivium merece ser. Me parece que su nivel de musicalidad y la calidad de su composición y la naturaleza de sus canciones para sonar como himnos respalda eso. Alguien tuvo que ir y aceptar el reto aquí, y creo que ellos lo hicieron. Todo el resto del rock y el mundo del metal se van a ir de nalgas con este disco. Por la manera en que ellos lo han estado interpretando en vivo – he estado viendo los vídeos en YouTube, Matt – puedo decir que estoy muy orgulloso de ustedes. Están tocando estos nuevos temas de manera excepcional. Las reacciones de la gente son inmensas, y eso me emociona más que cualquier cosa.

Matt Heafy: Anoche, ellos cantaron la apertura de ‘Strife’ – eso sucede casi en todos los shows. Cuando tocamos en Italia hace un mes, toda la gente cantaba cada parte de guitarras de las nuevas canciones.

David Draiman: ¡Qué chingón!

Matt Heafy: Cantar se ha hecho más fácil que nunca gracias a todo lo que me enseñaste.

David Draiman: ¡Grandioso! Esa es otra cosa. Todos los chicos aprendieron mucho. En general, en cuanto a la forma de fortalecer aún más cada canción y tomar lo que aprendimos en la pre-producción y ensayar e interiorizarlo, ellos lo han logrado. Cuando terminamos con nuestras sesiones de pre-producción, yo les daba una canción que repasaríamos en la pre-pro y veíamos cada detalle de ella y ellos lo hacían por sí mismos y la coordinaban y fortalecían. Luego yo regresaba en dos o tres horas y hacia la mayoría de lo que les sugería que hicieran. Ellos aprendieron mucho de lo que tuve que enseñarles. En lo que a infundir más groove y algo del espacio en su síncopa rítmica se refiere, ellos quisieron eso. Fue obvio para mí que ellos debían adoptarlo, y lo hicieron de poca madre. Respecto a las voces, Matt se ha convertido en Matt para mí. Él finalizó su verdadero estilo y voz. Él explotó su poder. Es realmente bueno ver eso. Es como que él pudiera abrir sus alas.

Matt Heafy: Tuve un gran maestro.

David Draiman: ¡Todo está muy bien, hombre!

¿Qué resaltó David de ti, Matt?

Matt Heafy:
Nunca antes tuvimos un productor que también fuera cantante en una banda de metal que saliera de gira. Eso fue algo muy grande para nosotros. Muchas estrellas se alinearon antes de que trabajáramos con David para que supiéramos que él era el elegido. Fue increíble el hecho de que él sabía quién era nuestra bandas, y él es un cantante asombroso en una banda de metal y que también trabaja en la producción. Cuando fuimos al estudio, David pudo profundizar con cada instrumento ya sea el bajo, guitarras rítmicas o voces. Las letras fueron algo inmenso para mí. Tuve productores que me decían "Oh, esto no rima." Nunca antes tuve un productor que me dijera "¿Qué significa esta canción para ti?" Recuerdo que la primera vez que él me preguntó le dije, "Bueno, yo dejo cada canción para que el oyente la inteprete por sí mismo." Él me dijo, "No, ¿pero qué significa para ti?" Eso fue genial porque, si a partir de ahí no tuviera una respuesta directa, él me hubiera dicho "¿Quizá necesitarías pensar en re-escribir algunas de estas partes?" Nunca me he sentido más orgulloso de las letras que ahora con este disco. Profundizamos en estas letras más que nunca antes para descifrar lo que estoy tratando de decir. El entrenamiento vocal fue inmenso para mí también. Tuve entrenamiento vocal de un par de diferentes maestros, pero no tenía sentido para mí viniendo de alguien que no ha estado en una banda y no sabía cómo traducirlo al metal. Cuando salió de David, fuese que se tratara de pararse apropiadamente, técnica de respiración u otra etiqueta, sí funcionó. Cuidar mi voz es algo que aprendí de David en el tour por Australia en el 2011 con Disturbed. Él me dijo sobre los momentos para cortar, cuándo dejar de comer o cuándo dejar de acostarse cuando se va a tocar un show. Manejé esas cosas hasta este día al igual que el control de respiración y la técnica apropiada para por ejemplo desde dónde apretar y desde dónde no apretar. Esas son las cosas que la gente puede ver que estoy usando cada día en nuestros shows.

David Draiman: ¡Lo estás haciendo muy bien!

—Rick Florino
09.26.13