Trivium Mexico

Nov 09, 2017
Published in NOTICIAS

Texto: Eleanor Goodman
Fotos: Justin Borucki
Traducción: Viry Abernethy

Mayo de 2014. Columbus, Ohio. Trivium está tocando frente a un llenísimo Rock On The Range Festival cuando Matt Heafy, preocupante, se da cuenta que su voz está fallando. Después del set, él se dirige a casa en Orlando para buscar ayuda médica, y la banda cancela el resto de sus fechas del tour. Las cosas no se ven bien.

 "Fue un momento raro y espantoso," recuerda hoy el bajista Paolo Gregoletto. "Matt tuvo que checar primero su voz para asegurarse que nada estuviera mal, y luego hablar con su entrenador de voz, y después nos dijo algo como… ’Gritar tal vez ya no sea posible.‘"
 
Fue la segunda vez que Matt se había dañado la voz, arrojando el futuro de la banda en la duda. Añadiendo cosas a su sentimiento de inestabilidad, también tuvieron que reclutar a un nuevo baterista, Mat Madiro, justo antes de grabar su séptimo álbum. El campamento Trivium no era el mejor lugar en el cual estar.
 
"Se sentía como que todo se estuviera acumulando para crear una vibra que no iba a ser exactamente el lugar correcto con el cual uno quiere ir a grabar," dice Paolo diplomáticamente. Pero los horarios son los horarios, y la banda se dirigió al estudio con el productor Michael 'Elvis' Baskette. Matt, conocido por agobiarse por cada detalle de la banda, a veces a costa de su propio bienestar, estaba increíblemente tenso. Él era incapaz de gritar, sólo de cantar, y estaba dependiendo de nuevas técnicas que aprendió del entrenador vocal aprobado por M. Shadows (Avenged Sevenfold), Ron Anderson, para llevar a cabo su actuación.
 
"No era capaz de expandir mis alas al extremo de sus capacidades, y fue lo mismo con nuestra batería – Mat no era capaz de ir al nivel extremo," explica Matt. "Él es grandioso en su estilo, pero no era capaz de llegar a un 10; ni tampoco yo. Así que eso era una discapacidad en dos puntos."
 
El resultado, nacido de estas limitaciones, fue Silence In The Snow: un álbum de metal tradicional sin cantos no limpios, que volvió a las raíces con artistas como Ronnie James Dio y Judas Priest. Aunque fue un éxito comercial, llegando al top 20 en los Estados Unidos y el Reino Unido el día de su lanzamiento en octubre de 2015, fracturó la base de fans de Trivium más apasionada, algunos de los cuales batallaron para amar ese sentimiento old-school y de ritmo lento. "Simplemente no funcionó de la manera que estábamos esperando," dice Paolo francamente.
 
La vibra en Trivium hoy no podría ser más diferente. La intensidad de Matt está ahí, mientras arrastra su silla a un lado opuesto al nuestro en el pub de Londres donde estamos conversando, pero su lenguaje corporal es abierto y está sonriente, tal como lo está su compañero de banda Paolo. El par, junto con el guitarrista Corey Beaulieu y el nuevo baterista Alex Bent, se están preparando para lanzar su octavo álbum The Sin And The Sentence. Éste ve un regreso a los gritos – y con con eso, una oportunidad de unir a los fans una vez más.
 
Paolo comenzó a trabajar en The Sin And The Sentence a principios del verano, antes de que Silence In The Snow siquiera haya llegado a las tiendas, y comenzó a leer sobre el lado técnico de componer las voces. Él niega que estaba infeliz con el disco, pero sin duda estaba dispuesto a llevar a Trivium hacia adelante y hacia arriba.
 
"Me sentía irresoluto," explica. "No estaba decepcionado con Silence… pero sentí como que no había terminado de componer. Realmente nos estábamos enfocando en Silence…, y no sacrificamos en tratar de poner todo en ése y yendo de giras para éste, pero en el fondo yo estaba tratando de construir el concepto y la visión del próximo álbum."
 
La banda fue headliner del festival Bloodstock en agosto de 2015, donde Matt trató de gritar por primera vez desde Rock On The Range. Aunque él no sintió que estaba a su máximo potencial, sabía que su poder estaba regresando. Fue un alivio. En abril de 2016 ellos entraron a un cuarto de ensayos y comenzaron a jugar con ideas, tal como lo hicieron en los días de Ascendancy. Fue ahí cuando Trivium decidió poner la voz de Matt al frente y al centro del nuevo material.
 
"La regla que nos fijamos al principio fue que las voces iban a dictar la manera en que se dirigiría la canción," dice Paolo. "Así que si realmente nos encantaba la parte vocal y ésta chocaba con los riffs, alteraríamos los riffs y trabajaríamos alrededor de eso."
 
Siguiendo su búsqueda, Paolo terminó componiendo la mayoría de las letras y más melodías vocales. Mientras tanto, en un rol reverso, Matt se inspiró a arrojarse a sí mismo a componer música otra vez, involucrándose en las primeras fases de una forma en la que no lo había hecho en años. Él menciona una entrevista con Hammer, sobre el décimo aniversario de su álbum debut Ascendancy.
 
"Estábamos hablando con ustedes y cantando las alabanzas de Ascendancy y Ember To Inferno estaba apenas siendo re-lanzado, y yo estaba como, 'Carajo. Ésta es la banda en la que estoy justo ahora'," dice incrédulo.
 
"Y sentí como que había despertado. Y decía, '¿Qué diablos he estado haciendo?' De ninguna manera estoy diciendo que he estado fingiendo algo, pero no había estado componiendo tanta música durante los últimos dos discos.
 
"Supongo que estábamos hablando sobre el disco tan influyente que fue Ascendancy, y las generaciones de fans que crecieron con él. Y hablando con Bury Tomorrow, de quienes soy fan, y ellos diciendo que estaban hasta el frente de la barrera en Portsmouth para nuestro show en ese álbum, y While She Sleeps diciendo que nos vieron en Rock City… eso me hizo salirme del autopiloto.
 
Las cosas iban bien, y yo estaba contento con la subida constante, pero eso es lo que nos hizo abrocharnos los cinturones y decir que tenemos que ser jodidamente mejores."
 
Dos de las contribuciones de Matt sucedieron por casualidad. El tema The Wretchedness Inside fue originalmente compuesto en secreto para una banda de metal moderno – él no revelará quién – hace tres años, pero ellos nunca lo usaron. Matt la subió en su blog sobre comida, Kiichi Chaos. Cuando sus compañeros de banda la escucharon, insistieron en rehacerla.
 
Más recientemente, Matt ha estado creando temas (scoring) para negocios de Orlando, tales como compañías de propiedades y camiones de comida (food trucks). Cuando su amigo de una compañía de entrenamiento personal le pidió que compusiera una pieza como Dying In Your Arms para un vídeo corporativo, a Matt se le ocurrió la canción que se convertiría en Endless Night.
 
"Creo que mis mejores composiciones a veces surgen cuando compongo cosas que no son para Trivium," él confiesa. ¿Es porque te sientes más libre?
 
"Eso tiene que ser. Definitivamente noto eso grabando voces, por ejemplo." Él procede a hablar de cuán tensa estaba la atmósfera durante Silence In The Snow, y de cómo las técnicas de levante de adrenalina que podrían ayudar a otros músicos a expresarse a sí mismos no funcionan para él: él necesita sentirse relajado, no presionado, cuando está componiendo y grabando.
 
MH 02
Da click a la imagen para agrandar
 
 
"Hemos oído historias de productores que ponen a los tipos de bandas en situaciones realmente malas," él desaprueba. "Uno de estos productores sabía que a un cantante en su banda le dan náuseas o se asusta con las alturas, así que lo metían a una camioneta sin cinturón de seguridad y lo llevaban rumbo a los acantilados, y luego lo aventaban fuera del carro y lo hacían grabar las voces enseguida. Jim Root nos dijo una vez que Ross Robinson lo pateaba en el pecho mientras él estaba grabando guitarra en Iowa. Y nada de esa mierda funciona con nosotros. Cuando realmente estamos de buen humor y nada malo sucede, cuando estamos demasiado felices y demasiado preparados, es cuando yo sueno más agresivo."
 
Cuando Trivium fue a Hybrid Studios en Santa Ana, California, en mayo del año pasado, Matt estaba nervioso de llevar esa agresión. El productor Josh Wilbur (Lamb Of God, Gojira), un fan de Trivium de antaño y quien mezcló su último disco y los vio tocar en el CBGB en el 2005, los llevó al cuarto más pequeño y le pidió que tiraran el libro de reglas sobre la voz. Fue algo con lo que comprensiblemente él luchó.
 
"Una de las cosas que juré que nunca haría de nuevo en mi vida entera sería el gritar incorrectamente, porque eso dañó mi voz y yo estuve jodiendo mi voz durante 15 años," dice Matt. "Y este disco completo lo hice. Y estaba aterrorizado."
 
Matt se comprometió al grabar su voz en etapas. Él cantaba las notas altas y las notas bajas con una técnica apropiada, así no tendría que preocuparse por alcanzarlas, luego se presionaba a sí mismo para hacer mal las voces principales. Después de eso, él podría volver y trabajar en las partes más difíciles, sabiendo que ya tenía el material en la bolsa.
 
"Dejar ir es la pinche parte más difícil para mí, y todos lo saben," lo confiesa, con una sonrisa consciente. "Todos mis compañeros de banda lo saben, todos mis amigos cercanos lo saben – que tiendo a sobre-analizar todo lo que hago. Videojuegos, Jiu-Jitsu, música, guitarra, vestuario, mi andar, todo. Analizo cada detalle. Con Josh yo estaba como, 'Bueno, ¿al menos podemos hacer mi plan si quieres intentar esto? Porque esas voces van a salir mal y va a doler."
 
Considerándolo todo, Josh lo hizo grabar las voces tres veces para lograr los mejores resultados. Afortunadamente, Matt salió ileso de ese proceso.
 
"Josh ayudó a construir la confianza," añade Paolo. "Él le dijo a Matt, 'Entiendo lo que está en tu cabeza y lo que te está asustando, pero déjame decirte – nunca he trabajado con alguien que se haya dañado la voz, y siempre lo presionamos a los límites de la actuación.' En el estudio, es lo más básico, y uno tiene que dejar salir todo."
 
Para Silence In The Snow, Matt modeló sus voces en las del fallecido y grandioso Ronnie James Dio. Sorpresivamente él da crédito a la reina del pop Adele como una inspiración en esa ocasión.
 
MH 03
Da click en la imagen para agrandar
 
"En nuestros discos, siento que nunca capturamos esa energía en vivo de mí como cantante," dice Matt. "Quizá nunca me solté lo suficiente. Vi una serie documental presentando a Adele llamada Soundbreaking, y alguien que trabajó con ella estaba diciendo que ella es increíble porque tiene esa capacidad técnica, pero también tiene ese factor X que uno no puede describir. Te hace sentir como que realmente te conmueves. Y con este disco, siento eso en los gritos."
 
La jugada de Matt está pagada, su voz pulida en un minuto y explotando de su pecho al siguiente. The Sin And The Sentence suena moderno, fresco, ecléctico, y es un pariente cercano de los propios discos favoritos de Trivium – Ascendancy e In Waves. Matt señala Betrayer como un ejemplo de la habilidad duradera de la banda para sintetizar múltiples géneros.
 
"Creo que ésta es una de las canciones más únicas en el disco por las influencias de las que deriva," dice entusiasmado. "Es el coro más punk que hemos tenido, y esa sección media es muy black metal, pero hay 'whoas' debajo de eso. Es una mezcla extraña de música. Y por eso me encanta tanto. Creo que es lo que Trivium hace mejor. Lo que más amamos tocar, lo que nuestros fans aman de nosotros, es cuando Trivium tiene todo. Creo que esa es la clave."
 
Él dice esto mientras trae puesta una playera de Darkthrone. Antes de llegar al pub hoy, el dúo visitó la tienda de discos del norte de Londres llamada Crypt Of The Wizard, donde Matt compró Deathcrush de Mayhem y el vinilo de Gardens Of Grief de At The Gates, además de una playera antigua de Killers de Iron Maiden. En el carro, rumbo adonde nos dirigíamos, él escuchó el último álbum de Kendrick Lamar, Damn. Cuando estaban componiendo Sin… él se sumergió en "todo desde Dead Kennedys, a Architects, a Emperor, a Stick To Your Guns, a música clásica, a música de clavicémbalo, a jazz gypsy, y todo lo que va en medio. Paolo estuvo influenciado por la "profunda intensidad" de Run The Jewels.
 
"Siempre necesitamos tener todas nuestras opciones en la mesa," explica Paolo. "Como a Matt que le gusta mucho el black metal, y Corey y yo en el thrash, y luego todos nosotros que amamos a Iron Maiden y Metallica. Ser capaces de tener todas esas cosas a nuestra disposición y no forzarlas – un riff que sale, y componemos sabiendo que Matt puede gritar y cantar – eso abre lo que la gente considera ese sonido Trivium. Y no es natural quitar nada de eso. Como que Matt no puede gritar. Bueno, ¿cómo haces este Trivium entonces?"
 
A pesar de los comentarios de Paolo, él insiste que Silence In The Snow tiene un lugar en la discografía de Trivium. Mirando en retrospectiva, él dice que han aprendido de él y celebrado sus éxitos.
 
"Fue un álbum que fue hecho bajo diferentes circunstancias que las que este [nuevo] álbum fue hecho, y estoy muy orgulloso de él," dice. "Cuando no tienes todas las capacidades, uno tiene que mejorar en algo más. Tuvimos que mejorar como compositores melódicos. Creo que llevó a Until The World Goes Cold a otro nivel debido a eso, porque estábamos tan enfocados en 'Bueno, si los gritos no van a estar ahí, tenemos que hacer estas canciones realmente bien.'"
 
Aún así, escucharlos entusiasmarse sobre Sin… hoy, hay una felicidad predominante de que tienen las voces no limpias de vuelta en su arsenal. Matt se estresa sobre su voz pero sigue una rutina estricta, enforzada con una disciplina rígida que ha aprendido de practicar Jiu-Jitsu. En casa, él canta y grita de dos a cuatro horas diarias, cinco días a la semana – incluso cuando no tiene ganas. En las giras, él vuelve "locos a mis compañeros de banda y amigos" por estar calentando constantemente.
 
"Cada día que hay show, pasa por mi mente que ya me dañé la voz antes y que podría pasar de nuevo," admite. "No debería pensar en eso, no es saludable, pero está ahí. Me preocupo por todo. Como que lo saqué de mi mamá. No la estoy culpando, pero siempre pensamos lo peor que podría pasar de cualquier cosa que uno haría. Pero eso está mejorando porque me cuido a mí mismo."
 
Cuando Trivium lanzó Ascendancy en la cúspide de sus 20s, hablaron bastante, haciendo declaraciones ambiciosas que han vuelto a perseguirlos en cada ciclo desde entonces. Ser headliners del Bloodstock fue indudablemente un momento alto en su carrera, pero todavía falta trabajo por hacer si es que quieren desbancar a los grandes. ¿Podría Sin… ayudarlos a llegar finalmente allí? Matt sonríe, recordando esos primeros días.
 
"Afortunadamente, todavía somos jóvenes – ahora tenemos la edad que todas las bandas más grandes tenían cuando Ascendancy salió," señala. "Siempre nos hemos fijado nuestras metas muy altas, cuando teníamos 12 y 13 dijimos que seríamos la banda de metal más grande del mundo, y esa es la primera frase que dijimos aquí. Si pasa o no, todavía hasta este día…"
 
Paolo interrumpe con un giro característicamente positivo.
 
"Creo que una mejor corrección a eso sería que nosotros tocamos como que fuéramos la banda más grande del mundo, sin importar qué."
 
Es una línea que incontables bandas han usado para desviar la atención de un déficit percibido en cuanto al éxito, pero uno puede sentir que Paolo sí lo dice en serio. Y a veces, debajo de la modestia y el pensamiento estudiado de Matt, ese espíritu joven brilla. De su boca hoy sale una frase como que fuera creada para una revista.
 
"Fuimos muy hipercríticos con nosotros mismos en este disco. Miramos en retrospectiva en todo. ¿He sido un buen cantante? No. ¿He gritado bien? No. ¿Hemos hecho suficientes canciones buenas? No." Él mira atentamente. "Dijimos que este disco tenía que ser la mejor cosa que hayamos hecho, o ya no tenía caso seguir existiendo. Afortunadamente lo es."
 
MH 04
Da click en la imagen para agrandar
 
MH 05
Da click en la imagen para agrandar
Ago 18, 2016
Published in NOTICIAS

Source: Matt Heafy Of Trivium's 5 Tips And Tricks To Surviving A Festival

Photo credits: Nicolas Fruchart

Trivium estará presentándose en el festival Ozzfest Meets Knotfest y en honor a dicho evento, la edición de agosto/septiembre de la revista Revolver hizo un especial. Pueden ver la portada al final de esta entrada.

En la revista, le pidieron a varios artistas que dieran sus consejos para sobrevivir festivales. Estos son los tips de Matt Heafy:

LLEVA TU PROPIA BOTELLA (VACÍA) DE AGUA

“¡Tú puedes rellenarla! Cuando viajo a los aeropuertos estos días, llevo una botella de agua que tiene un filtro. Si encuentras una fuente de agua, eso es importante.”

LOS BOCADILLOS APROBADOS TE AHORRAN DINERO

“También ayuda si puedes llevar barras de proteína o algo, así no tienes que comer la típica comida asquerosa y grasosa del festival y luego sentirte mal. Es bueno ser auto-suficiente para el día. Es también importante no gastarte todo tu efectivo para poder comprar una playera después.”

LÍMPIALO

“Si no estás acostumbrado a los baños portátiles, las toallitas húmedas para bebés ayudan. Trata de llevar papel extra, también. Uno necesita poner una capa de papel para cubrir el retrete y echar papeles ahí. Si no lo haces, hay una buena posibilidad de que te salpique y te mojes. Me pasó y es una de las experiencias más traumatizantes de mi vida. Recuerdo que corrí hacia mi autobús y me rocié con spray Lysol.”

BOTAS

“Creo que es importante llevar lo que los británicos llaman wellies – botas altas para la lluvia. El verano suele ser una época lluviosa, y un festival es siempre en un campo. Apenas estuvimos en los festivales europeos, y ellos lo tienen bien dominado.”

PON ATENCIÓN

“Lleva tu teléfono, obviamente, y toma un par de fotos, pero luego simplemente disfruta el show. Si sacas el teléfono entonces nada más estás mensajeando a la gente y no estás poniendo atención.”

 

Nov 24, 2015
Published in NOTICIAS

Source: Revolver Magazine December 2015

MATT HEAFY – EL LÍDER DE TRIVIUM SE VUELVE LOCO RESPONDIENDO SUS CARTAS 

Fotos: Jimmy Hubbard
Traducción: Viry Abernethy (Trivium México)

Cuando Revolver se puso al día con Matt Heafy era temprano en el día – pero el cantante y guitarrista de Trivium ya había abarcado mucho terreno. “Desperté, fui al gimnasio a levantar pesas, hice una hora de guitarra y otra hora de canto,” dice en su respuesta característicamente rápida. “Oh, y también hice algunas labores domésticas. Así que ha sigo un día muy productivo hasta ahora.”  

El que Heafy de 29 años tenga lleno el plato no debería ser sorpresa para nadie. En adición a los seis discos e incontables giras que ha hecho con Trivium durante la última década, el líder da rienda suelta en varios otros intereses, tanto musicales como de otra índole, desde cocinar al jiu-jitsu brasileño, a trabajar en su proyecto alterno influenciado en el black metal, Mrityu. 

Pero en el horizonte cercano está el nuevo álbum de Trivium, ‘Silence In The Snow.’ Las raíces de su séptima producción discográfica se remontan a hace ocho años. “En el 2007 estábamos en Japón siendo banda soporte de Heaven and Hell,” explica Heafy. “Nunca había visto a la banda, y no estaba muy familiarizado con su material. Yo era fan de [el cantante Ronnie James] Dio, pero no sabía mucho de ellos. Pero miramos su set desde el balcón, y nunca había visto algo como eso. Había tanto poder en las voces y en la guitarra, bajo y batería. Después de eso me sentí muy inspirado y comencé a escribir la música para [la canción] ‘Silence In The Snow.’” 

Sin embargo pasaron años para que la canción se grabara. “Después de eso comenzamos a trabajar en ‘Shogun’ [2008], y mirando en retrospectiva ahora, no era el momento adecuado para una canción como esa,” continúa Heafy. “‘Shogun’ fue nuestro álbum más técnico, nuestro álbum más ocupado, y ‘Silence In The Snow’ – es una canción mínima. Y cuando algo confía más en la melodía se requiere de una musicalidad más fuerte, y de un canto más poderoso. Quizá inconscientemente no estábamos listos para eso.” 

Ahora, están listos. Usando la canción influenciada en Heaven and Hell ‘Silence In The Snow’ como punto de salida, Trivium – que también incluye al guitarrista Corey Beaulieu, el bajista Paolo Gregoletto y el baterista Mat Madiro – ha creado un álbum que, como dice Heafy, “está inspirado en los héroes de nuestros héroes. Nos preguntamos a nosotros mismos, ‘¿Qué bandas les gustaban a Metallica, Slayer y Pantera cuando estaban empezando?’ Y todo parecía remontarse a las mismas raíces de Iron Maiden, Judas Priest, Black Sabbath, Ozzy Osbourne, Rainbow y Dio. Y realmente profundizamos en ese sonido. Y digo, de algo como ‘Rainbow Rising’ [el álbum de Rainbow de 1976], me di cuenta que todavía podía escuchar elementos de eso en mucho del metal de hoy, en mucho del death metal, en mucho del black metal. Es una locura pensar en lo lejos que van las raíces.” 

Cuando llegó la hora de organizar este reportaje sobre Heafy, fue una locura ver lo lejos que se ha extendido la base de fans de Trivium. Vinieron preguntas de todas partes del mundo, incluyendo Brasil, México, Colombia, Francia, Noruega e Indonesia. Cuando Revolver le mencionó esto a Heafy, él rió. “Es genial escuchar eso. Y lo raro es que somos una banda estadounidense, pero los Estados Unidos son nuestro territorio más pequeño. Ni siquiera es un concurso. Pero estamos tratando de arreglar eso. Estamos tratando de mostrar a la gente en los EE.UU. quiénes somos. Si les gusta el metal, dennos una oportunidad, ¿saben?”  

- Richard Bienstock. 

 

Sé que eres grande en lo que respecta a cocinar diferentes tipos de cocina. ¿Cuál es tu platillo favorito para preparar? – Shawn Kaling

Es un empate entre las carnitas mexicanas y la feijoada brasileña. Y la feijoada fue originalmente un platillo para esclavos. A los esclavos se les daba las sobras de los restos de cerdo o res que sus dueños no querían, y ellos tenían que ver la manera de cómo ser creativos con esos ingredientes. Los hervían por horas, si no es que por todo el día, junto con cosas como frijoles negros – cosas que eran baratas o se les daban. Así que es un tipo de cocina y un platillo surgido por la necesidad. Y gradualmente se volvió el platillo nacional de Brasil. Me gusta que es algo que surgió en los tiempos difíciles y se volvió algo hermoso y culturalmente amado. 

Como un apasionado de la cocina [foodie] al igual que tú, ¿dónde es el mejor lugar del mundo donde recomendarías comer? – Jordan Rickett

Diría que el país más grandioso para comida es Japón. La primera vez que uno va a Japón, y tienes esa primera inundación de vistas, sonidos, olores, luces, y una cultura con la que no estás realmente familiarizado… si ya han visto “Perdidos en Tokio” [Lost In Translation], es similar a eso. Así que les digo a todos: La primera vez que vas a Japón es algo así como un renacimiento. Vas a pasar una noche muy dura, porque llegarás después de haber estado despierto por 30 o 40 horas, y tendrás un choque cultural. Pero usualmente en un día o dos estarás listo para comenzar a caminar al azar y entrar a pequeños restaurantes que sirven ramen y sólo señalarás algo en el menú… ¡porque no serás capaz de leer o hablar el idioma! Pero ni siquiera importará – Japón es uno de los pocos lugares donde puedes elegir algo completamente al azar y típicamente darás con algo sorprendente cada vez. 

¿Qué fue lo que te llevó al jiu-jitsu?Jon Robertson

De hecho, probar la feijoada en Brasil es lo que me llevó a interesarme en el jiu-jitsu brasileño. Probé la comida, y disfruté tanto mi estancia en Brasil y amé tanto a la gente y la cultura de allá que me dije a mí mismo, ‘¿Qué hacen los brasileños? ¿Cómo puedo ser más como ellos?’ Y eran el soccer o el jiu-jitsu. ¡Así que me decidí a probar lo más difícil! 

¿Cuál es tu artista de artes marciales mixtas favorito?Mike

Actualmente es [el Campeón Peso Mediano de la UFC] Chris Weidman porque como que él salió de la nada. De repente ves a este tipo que tiene este gran récord, que es novato, y que pelea contra quien quizá es el peleador de artes marciales más grande de todos los tiempos [Anderson Silva], no sólo una vez sino dos – y lo derrota dos veces. Ambos fueron casos raros, pero aun así fueron ganes. Otra persona que me encanta es [la Campeona Femenil de Peso Gallo de la UFC] Ronda Rousey. Su récord es increíble y ella es una gran peleadora – confidente y siempre manteniendo su posición. Esos dos son absolutamente increíbles y me motivan a hacer lo mejor que puedo. 

¿Cuál es tu leyenda japonesa favorita? – Ismaele Sacco

Tengo algunas. Supongo que la más significativa es la que tengo tatuada en mi brazo izquierdo. Es la historia de la demonio Ibaraki enfrentando al samurai Watabe no Tsuna en la Puerta Rashomon. En la historia, el samurai es el único que se enfrentará contra esta demonio que está aterrizando a la ciudad. Watabe no Tsuna rebana el brazo a la demonio Ibaraki, e Ibaraki huye. Años después aparece una anciana para ver a Watabe no Tsuna y le pide ver el brazo. Cuando el samurai le presenta el brazo, la anciana lo toma y se transforma en la demonio Ibaraki y desaparece para siempre. Nadie ve a Ibaraki otra vez en el folclor japonés. Y la razón por la que esta historia es significativa es que, en Trivium, yo quería tener una mascota – algo similar a Eddie [de Iron Maiden], o el cráneo de Misfits. Así que le pedí a mi tatuador, Kahlil Rintye en Tattoo City, que hiciera su representación de cómo se vería la mascota cráneo tipo Misfits/Motörhead si fuera el cráneo de Ibaraki. Después que él hizo eso, pedimos a un fabricante de disfraces que hiciera una máscara con su dibujo de Ibaraki, y eso es lo que está en la portada de ‘Silence In The Snow’. 

¿Cómo va tu proyecto alterno de metal extremo, Mrityu? ¿Hay algunos detalles que puedas mencionar, como el estilo de rifas, o para cuándo podemos esperar escucharlo?Lee Alacoque

Mrityu inicialmente se tenía pensado que fuera una banda de black metal de la que nunca iba a mencionar que yo era parte. Yo iba a hacer la música, e iba a ser muy fiel al estilo de la segunda ola del black metal – algo así como Darkthrone, lo primero de Dimmu Borgir, lo primero de Emperor. Pero aunque Mrityu tiene sus raíces en el black metal, se convirtió en algo más. No es sólo black metal – es algo que siempre quise probar. Ihsahn de Emperor lo va a producir, y él ha co-escrito varias canciones conmigo. También lo grabaremos en Notodden, Noruega, donde se hicieron todos los discos de Emperor. Es sólo cuestión de ver cuándo. Ihsahn está increíblemente ocupado y también Trivium. Pero él y yo estamos en contacto y nos pasamos cosas de ida y vuelta. Y tenemos algunas canciones compuestas y algunos demos. Será un sueño hecho realidad cuando suceda. 

Has declarado que no te consideras a ti mismo como un gran cantante. ¿Cómo has entrenado tu voz con los años? – Sudha Reynolds

No soy un gran cantante, pero creo que realmente nadie domina algo. Cuando tenía 12, logré entrar a Trivium y sólo era el guitarrista. El vocalista original renunció luego de dos meses, y me pusieron de vocalista principal porque no podíamos encontrar a nadie más. Pero al ser un chico de 13 años, a esa edad tu voz no suena muy bien para el canto. La única cosa que funcionaba era gritar. Así que éramos una banda de tres miembros que sonaba al thrash de la vieja escuela con gritos. Y fueron años de desarrollo. 

Luego hace un año y tres cuartos dañé mi voz en el festival Rock On The Range. El primer mensaje de texto que recibí luego que eso pasó fue de Matt [M. Shadows] de Avenged Sevenfold. Él dijo, “Oye hombre, lamento oír lo que le pasó a tu voz. ¿Hay algo que puedo hacer para ayudar?” Me quedé asombrado y le pregunté, “¿Qué hiciste cuando te lastimaste la voz?” Así que me puso en contacto con su maestro de canto, Ron Anderson, y desde entonces él me ha estado ayudando a construir mi voz. Siento que he aprendido más de mí mismo como cantante en el último año que lo que hice en los 16 años antes de eso. 

¿Cuál es una experiencia musical favorita que nunca olvidarás? – Rob McMorran

Un momento destacado en nuestra carrera como Trivium tendría que ser el Download Festival en el 2005. Nos movieron del quinto o sexto escenario a mitad del día a abrir el escenario principal a las 11 de la mañana. Y recuerdo que eran como las 10:59 y yo estaba mirando la mancha de color verde más grande y campo lluvioso que había visto en mi vida. Luego nuestro intro comenzó, y como escena sacada de ‘Corazón Valiente’ [Braveheart], 40 mil personas estaban corriendo por la colina para venir a ver nuestro set. Apenas y recuerdo haber tocado el set, pero obviamente nos fue muy bien. En el Reino Unido todavía se considera como uno de los momentos más grandiosos de festivales de los últimos 10, 20, 30 años del metal. Así que fue algo grande.  

¿Has tenido algún percance loco en el escenario?Joe Apuzzo

Oh, sí. Las palabras me han salido chillonas. He arruinado la pronunciación de mis ‘r’ y ‘l’ – lo cual es un estereotipo asiático pero me pasa a mí, incluso cuando no hablo japonés. Me he caído en el escenario. A Paolo le disparó un cañón de CO2 de pirotecnia. Nos ha pasado de todo. Pero lo que me gusta es que no somos el tipo de banda que deja que eso afecte su actuación. Siempre me carcajeo cuando veo bandas que tiran mierda a los que manejan sus monitores, o que tiran guitarras o las rompen. Si hay algún problema o sucede alguna cuestión técnica, dile a la audiencia y arréglalo. A la gente le gusta ver que sus bandas son humanas, porque todas lo somos. Nadie es un superhéroe. Sólo somos personas que han elegido diferentes opciones de carrera. Así que me enorgullece el hecho de que somos una buena banda con “dificultad técnica”.  

De todos los riffs que has compuesto, ¿cuál es el que te afecta más tus emociones?Adam Wilson

Esa es una buena pregunta. Rara vez me preguntan cosas que no me han preguntado antes – ¡pero esa es una que nunca me habían preguntado! Supongo que en este momento diría que el riff de la melodía principal de “Silence In The Snow.” Simplemente debido al hecho de que el riff y la canción han pasado la prueba del tiempo, y resurgieron ocho años después de haber sido escritos. También, la primera vez que tocamos esa canción fue cuando fuimos líderes de cartel del Bloodstock Festival [en el Reino Unido] hace algunas semanas, y de hecho estábamos tocando en el escenario Ronnie James Dio. Así que siento como que se cerró el círculo. La canción fue inspirada en Dio, y pudimos debutarla en un escenario que llevaba su nombre. Y estamos rindiendo tributo apropiado al metal. 

Para ver los scans en tamaño completo da click a cada imagen / Click on each image to see full-size scan

 

Oct 27, 2015
Published in NOTICIAS

Source: Blunt Magazine Australia Issue 141  

El scan se encuentra al final de la traducción del artículo.


SILENCE IN THE SNOW ES EL DISCO DE TRIVIUM MÁS DESAFIANTE A LA FECHA, MEZCLANDO LA GLORIA DEL HEAVY METAL CON LA EXTRAVAGANCIA DEL ROCK. ES UN NUEVO CAPÍTULO PARA LOS THRASHERS MELÓDICOS – UNO QUE LOS VE CONQUISTANDO EL MUNDO. 

TEXTO: MATT DORIA. 
FOTO: SANDRA MARKOVIC. 
TRADUCCIÓN: VIRY ABERNETHY (TRIVIUM MÉXICO) 

En algún momento de la carrera de cada banda exitosa, una decisión crucial debe hacerse: ¿uno debe estancarse en la misma ruta que siempre toma, jugando a lo seguro y con la esperanza de que el punto de mira no se esfume, o debe darse un paso en una dirección inesperada, prenderse fuego a sí mismo y sumergirse en el abismo con la cabeza en alto? Para los pilares del heavy metal ​​Trivium, la respuesta era obvia –vieron un camino claro hacia el futuro, así que agarraron el volante con ambas manos y se fueron por el camino más difícil humanamente posible. Como admite el bajista y corista Paolo Gregoletto, ellos como que tenían que hacerlo.

“Al llegar a nuestro décimo año de ser una banda internacional, creo que todos sentimos como que teníamos que hacer esta gran declaración, y no descansar en lo que hemos hecho, sino construir a partir de ello,” explica. “Quisimos hacer algo impactante no sólo para los fans de Trivium, sino también para las personas que nunca han oído hablar de nosotros y nos escuchan por primera vez.”

Desde el día que Ember To Infierno del 2003 llegó a las tiendas, Trivium ha gastado cada momento partiéndose el trasero en un intento de construirse a sí mismos en una presencia internacional. 12 años más tarde, el cuarteto está siendo líderes de cartel de los festivales en Europa y llenando estadios en Asia – pero todavía no puede llamársele ‘misión cumplida.’ 

“Muchas de las cosas que estamos haciendo en cuanto a giras han sido estos escenarios masivos y grandes festivales, y cuando uno está haciendo ese tipo de shows, uno como que palidece con respecto a ellos,” dice Gregoletto, señalando que los shows enormes necesitan canciones enormes por igual. “A través de los años, uno se da cuenta de que ciertas canciones funcionarán mejor. Las canciones de apertura más grandes tienden a funcionar mejor, y ahí fue donde estábamos canalizando nuestros pasos, así que pensamos: ‘Bueno, vamos a hacer un álbum completo con esto’.”

Cuando los nativos de Florida comenzaron a lanzar sencillos para promocionar el álbum, la primera cosa que los fans notaron fue la ausencia de los gritos característicos de Matt Heafy. Aunque fueron raros en Vengeance Falls (2013), parecía que estarían totalmente ausentes en Silence In The Snow. Y lo están.

“En realidad hubo un punto en la grabación donde Matt estaba terminando las voces y nuestro productor nos dijo, ‘¿Hay partes donde probablemente podrían lanzar algunos gritos?’”, explica Gregoletto. “Sentimos que el disco ya estaba listo en ese momento, por lo que si los hubiésemos añadido, solamente hubiera sido porque sí y no para mejorar las canciones.”

“Creo que todos los años de cantar en vivo en realidad y de mejorar en eso, de saber que podríamos lograr mucho más de lo que estábamos poniendo en los discos, nos empujó hacia [el nuevo estilo] también.”

Es cierto que la Internet no se ha adaptado a la transformación tanto como la banda podría haber esperado. Mensajes de Facebook que intentan acallar las críticas han aparecido en numerosas ocasiones, pero todos en el equipo Trivium han tomado la respuesta crítica en broma.

“Lamento informarles que nuestro próximo álbum no tendrá cantos o gritos. Yo estaré estrictamente presionando la barra espaciadora. Disfruten de los ‘bass drops’,” Heafy tuiteó de broma en agosto (aunque sí nos preguntamos cómo sonaría el Triviumstep… a ver si los que hacen remixes se ponen a trabajar en eso). Al final del día, la banda está muy consciente de que honestamente no tiene sentido tratar de hacer el álbum perfecto.

“O se trata de que todos compartamos una idea, o que vayamos a volvernos locos tratando de complacer a la gente que nunca convenceremos,” dice Gregoletto. “Sé que va a haber gente que no va a gustarle, pero sé que va a haber un montón de gente que le encantará, y cuando realmente pegue con la gente y lo escuchen un par de veces, van a decir, ‘Oh, sí, esto es genial’.”

Bien, Trivium suena diferente ahora. Grandioso. Pero, ¿cómo fue exactamente que su nuevo sonido salió de la fábrica brillante como un Warboy que se dirige a Valhalla? Michael 'Elvis' Baskette, es la respuesta. Con una trayectoria intachable en los éxitos del rock moderno, Baskette estaba empeñado en dar a Trivium una nueva capa de pintura, sin importar cuántas marcas dejó en sus espaldas. 

“Fuimos tan duro como pudimos con estas canciones, asegurándonos de que estábamos preparando la plantilla correcta para hacer que las voces sonaran a tope, y él fue muy duro con nosotros para asegurarse de que estábamos haciendo eso,” declara Gregoletto. “Estuvo bien; necesitábamos a alguien que hiciera sonar el látigo y señalara los defectos y las cosas que podrían ser mejor. En mi opinión, uno tiene que pasar por eso para obtener los mejores resultados. No siempre es la experiencia más agradable, pero a veces es necesario para conseguir lo que se está buscando, y creo que lo logramos en este disco.” 

Alejándose de Silence In The Snow y mirando el metal en un espectro más amplio, Gregoletto dice que la escena tiene un futuro brillante por delante de sí misma, pero su longevidad corresponde a las bandas que tienen como objetivo crear recuerdos, en lugar de sacar provecho de las modas pasajeras.

“Para mí, personalmente, me encantaría que el metal se centrara realmente en la composición y en sólo hacer la música más grande, mejor, y que suene como himno,” dice entusiasmado. “No creo que tiene que ser limpia necesariamente – Lamb Of God, en mi opinión, es una banda que realmente monta la línea de ser extrema, pero siguen siendo tan accesibles en un gran nivel.”

Con el Internet creciendo como la plataforma de elección para muchos shredders prometedores, Gregoletto los anima a que den buen uso a su talento y comiencen la próxima oleada de iconos del metal.

“Sé que la gente tiene el talento,” dice. “Eso es lo loco del asunto; veo el talento que hay. Miro en YouTube y hay algunos de los músicos más grandes. Y yo digo… ¡Hagan canciones! ¡Hagamos de esto algo grande! No hay ninguna razón para que el metal no esté en arenas todo el tiempo.” 

Click on the image to see full-size / Den click a la siguiente imagen para ver el scan en tamano completo:

BluntIssue1412015 small

Sep 29, 2015
Published in NOTICIAS

Source: TRIVIUM COME OUT SINGING 

Un reportaje sobre Trivium está disponible en la edición número 275 de la revista británica Metal Hammer. El reportaje completo está en el enlace que publicamos en la parte superior, pero como algunos necesitan suscripción para poder leerlo en su idioma original, también incluimos los scans, los cuales están localizados al final de la traducción del artículo: 

Después del curioso experimento de Vengeance Falls liderado por David Draiman, Trivium han vuelto a su música, mirado a sus héroes y ahora ellos han salido cantando. Texto: Dayal Patterson
Fotos: Mick Hutson
Traducción: Viry Abernethy“Fue como que las estrellas se hayan alineado para un momento mágico.”
El guitarrista Corey Beaulieu recuerda la aparición de Trivium en Bloodstock en el Escenario Ronnie James Dio.El confeti de los tanques de Sabaton se asienta bajo los pies, el sol cae, y cuatro hombres del estado de Florida caminan hacia el escenario principal del Bloodstock para tomar su puesto como la banda que cierre. Mientras ellos comienzan la canción que da título a su nuevo álbum, Silence In The Snow, los ojos de dos siniestros cráneos destellan detrás de ellos, los cañones de dióxido de carbono estallan, y ellos posan triunfantemente. El Bloodstock no sólo marcó el debut del nuevo sonido de Trivium, sino también fue su debut como líderes de cartel en un festival en el Reino Unido, en un evento comprometido con la comunidad del metal. Pero la aparición tuvo una importancia añadida para los cuatro chicos en el escenario – ellos estaban tocando en el Escenario Ronnie James Dio, nombrado en tributo a uno de las figuras más legendarias en el panteón del metal, y su héroe. Habiendo tocado junto al mismo hombre (en el súper grupo Heaven & Hell) allá por el 2007, Trivium se influenció en él para crear su nuevo trueno de heavy metal clásicamente inclinado.“Eso cambió el juego en su totalidad,” comienza el líder Matt Heafy, recordando sus experiencias con Dio. “Él fue uno de los cantantes más grandes que he oído en toda mi vida y, hablando con él después, él fue muy acogedor y noble, haciéndonos sentir como amigos de toda una vida. Nos inspiró inmensamente a cada uno de nosotros, e inmediatamente después de ese show comencé a componer Silence In The Snow. Pero no estábamos listos para una canción de su magnitud – y su magnitud fue a través de su simplicidad – así que la guardamos. Cuando empezamos a componer este álbum, Paolo [Gregoletto, bajista] nos dijo, ‘Traigamos de vuelta esa canción.’ Así que empezamos a componer la música en torno a ella y viendo qué encajaba. Queríamos aprender del origen y de los héroes de nuestros héroes – ya saben, ¿qué escuchaban bandas como In Flames, Slayer y Metallica?”La respuesta a esa pregunta eran iconos como Iron Maiden, Judas Priest, Dio, Rainbow y Black Sabbath. Desde que se volvieron una revelación con su segundo álbum Ascendancy en 2005, Trivium han estado alejándose continuamente de sus raíces de metalcore y del death metal melódico, dando un mayor énfasis en los buenos valores del metal clásico. Pero con Silence In The Snow, el grupo ha dado un gran salto, adoptando un sonido más asociado con el power metal de Europa que al metal contemporáneo de Estados Unidos. Audaz y sin complejos, celebra una era mucho más temprana mientras sólo deja trazos intactos de thrash, death metal y metalcore. Marca un significante cambio musical, incluso en relación con Vengeance Falls de 2013. Algunas diferencias circunstanciales separan los dos lanzamientos – el reemplazo del baterista Nick Augusto por quien fue su técnico, Mat Madiro, y la producción de Michael 'Elvis' Baskette (Slash, Falling In Reverse, Alter Bridge) en lugar del líder de Disturbed David Draiman. Pero lo más significativo parecen ser los sonidos que inspiraron a la banda para componer.“Traer de vuelta a esa canción nos hizo recordar haber visto Heaven & Hell, y nos hizo querer escuchar más Dio y Sabbath,” sonríe el guitarrista Corey Beaulieu. “Esa canción nos llevó a esa era del metal, se filtró dentro de nosotros, y las canciones simplemente comenzaron a surgir. Tratamos de hacer un disco que haría sentir orgullo a esos tipos de que inspiraron a una nueva banda para tratar de ondear la bandera para el metal. Y la primera canción que tocamos en, casi un año, fue liderando el Bloodstock en el Escenario Ronnie James Dio, abriendo con Silence In The Snow, la cual se inspiró en haberlo visto. Fue como que las estrellas se hayan alineado para un momento mágico.”Otro sorpresivo cambio estilístico en Silence… es el estilo de canto de Matt. Cuando sufrió problemas de voz en mayo de 2014, Trivium se vieron forzados a cancelar algunas fechas. Sorpresivamente agitado por perder una de las herramientas principales del arsenal de la banda, el líder fue obligado a volver a lo básico, reacondicionando lo que él pensaba que sabía sobre cantar. Como resultado, el nuevo disco no tiene voces con gritos – algo que resulta sorprendente, incluso teniendo en cuenta las obras pasadas de Trivium.“Hace un año y tres cuartos, me lastimé la voz, y Matt de Avenged Sevenfold me envió un mensaje y dijo, ‘Oí que te dañaste la voz; hazme saber si puedo ayudarte.’ Eso me impactó. Le pregunté qué hizo cuando se lastimó la voz. Él me puso en contacto con su maestro de canto, Ron Anderson. Ron ha enseñado a Axl Rose, Chris Cornell, Janet Jackson – la lista sigue. No solo me ha ayudado con mi canto limpio, sino me ha enseñado una técnica correcta para gritar, porque lo que había estado haciendo por 15 años era incorrecto, y estaba al borde de perder mi voz. En el pasado, cantar era una preocupación, y gritar me daba dolores de cabeza y hacía que me dolieran los pulmones y mi garganta. Pero yo pensaba que esa era la manera en que tenía que ser.”La banda está dispuesta a hacer claro que la ausencia de gruñidos en el nuevo álbum no indica necesariamente una partida permanente, y que el material antiguo todavía se entregará del mismo modo en vivo. Y al mismo tiempo, Matt no sólo está adoptando su nuevo enfoque, sino que dice que es algo que siempre quiso lograr. “Cuando comencé esta banda, no quería ser el cantante, pero Travis [Smith, baterista original] dijo, ‘No, tú vas a ser el cantante’,” él ríe. “Yo tenía 13, él tenía 17 con un tatuaje y era más grande que yo, y yo estaba asustado, así que lo escuché. Yo quería ser un cantante como Bruce Dickinson, Dio o Freddie Mercury, pero mi voz no funcionaba de esa manera – la única cosa que funcionaba era gritar. Pero cuando estábamos componiendo no dijimos ‘No habrá gritos en este disco.’ Dijimos, ‘Si necesita gritos, los usaremos.’ Y no terminamos necesitándolos para nada.”“A nivel creativo, también queríamos retarnos a nosotros mismos, hacer algo que no habíamos hecho antes,” añade Corey. “Eso no significa que no somos pesados, o que estamos rebajados – simplemente estamos tratando de empujar las barreras de lo que somos capaces de hacer.”Las palabras de Corey parecen adelantarse a las críticas que serán arrojadas a la banda a raíz de Silence… Uno se pregunta si hay un peligro de enajenar a los fans de Trivium que se ganaron con material más pesado con al menos algunas voces con gruñidos. ¿Les preocupa sorprender a la gente?“Creo que cada disco es una sorpresa, y me encanta eso,” sonríe Matt. “Lo bello con nuestra banda es que nunca sabemos adónde nos dirigiremos después.Ascendancy fue muy exitoso, e inmediatamente después [con The Crusade de 2006] mostramos que no teníamos miedo de hacer algo completamente diferente, lo que todavía estaba dentro del espectro de lo que sabemos que es Trivium. Y no lo estamos haciendo para ser malévolos con la gente que nos apoya, lo hacemos para hacer el tipo de música que queremos escuchar como fans del metal. Y quizá también estamos pensando en el subconsciente, ‘¿Qué hacen todos los demás y qué hacemos nosotros?’”“Esto es 10 años después de Ascendancy,” señala Corey. “Ese disco realmente nos puso en el mapa, y esperamos que este disco sea el punto definitorio para los próximos 10 años. Queríamos algo que destacara, tal como Ascendancy lo hizo hace 10 años.” Ya sea que Silence… sea visto en la historia como el comienzo de una valiente nueva era para la banda o simplemente un notable esquivo, su ambición es encomiable. Es un rasgo que siempre han tenido, y es a veces interpretado como arrogancia, sin embargo conduce a un enfoque castigador y auto-diagnosticador de lo que es estar en una banda.“La primera vez que aparecimos en la portada de una revista, nos volvimos conocidos por la frase ‘Vamos a ser los próximos Metallica’,” recuerda Matt. “Para empezar, a la gente le gustó esa frase. A las revistas les gustaba la idea que aquí tenían a unos chicos confiados que iban a causar revuelo. Pero inmediatamente después de eso, pareciera que todas las bandas del mundo, nuestros compañeros, fans, e incluso revistas, odiaron el hecho que hicimos eso. Y tuvimos que decir, ‘Oh, éramos arrogantes y jóvenes, sólo somos felices tocando música, todo está bien.’ Y ahora siento que por qué alguien tendría… por qué alguiendebería… ¿y por qué sentimos que necesitábamos disculparnos por nuestras metas?”Donde Trivium se dirija a partir de aquí es difícil de predecir. Habiendo pisado tan libremente de un estilo a otro, ellos están claramente titubeantes de presentar Silence In The Snow como algo más que Su Nuevo Álbum, y ciertamente no un nuevo modelo para la identidad de la banda. Pero lo que está claro es que representa un continuo impulso para seguir logrando cosas, un regreso a casa, y sobretodo una celebración de los valores del metal.“Estos somos nosotros, interpretando lo que tratan los clásicos, usando nuestras herramientas,” concluye Matt. “Esperamos que si la gente no está consciente de quiénes son Rainbow, Dio o Black Sabbath, el hecho de que nosotros hablemos sobre su influencia hará que les llamen la atención.”DEMONIO DEL OTOÑO¿Cuál es el rollo con la nueva mascota japonesa de cráneo de Trivium?Visto en el show en vivo de Trivium y en el arte de portada, el nuevo logo de cráneo está inspirado en la historia del samurai Watanabe no Tsuna peleando contra el demonio Ibaraki dōji en la puerta Rashomon.“Él cortó el brazo del demonio, y éste huyó, pero años después una vieja mujer lo visita y le pide ver el brazo,” cuenta Matt Heafy. “Él le muestra el brazo y ella lo toma, se lo une a sí misma, y se vuelve demonio y huye, y nunca se oye de eso otra vez en el folclor japonés. Yo quería que a mi artista de tatuajes – Kahlil Rintye en Tattoo City en San Francisco – se le ocurriera un logo de cráneo – una mascota como el cráneo de Motörhead o el de Misfits – y que fuera descubierto como el cráneo de la demonio Ibaraki dōji, ya que nadie oyó de ella otra vez,” explica.Luego que el artista de tatuajes de Matt dibujara el cráneo, un diseñador de disfraces lo volvió en máscaras reales de color negro, blanco, hueso y metal, que es lo que ven en el arte del álbum.“Silence In The Snow fue compuesta cuando estábamos haciendo shows en Japón, y el título fue tomado de una pieza japonesa que muestra dos guerreros tatuados peleando en la nieve,” explica Matt. “Debido a que es la mitad de lo que soy, las imágenes japonesas son muy importantes para mí.”

Jun 25, 2015
Published in NOTICIAS

Source: METAL HAMMER: WHAT'S ON YOUR FREE BLOODSTOCK CD IN THE NEW ISSUE?

Trivium se presentará en el festival Bloodstock en el Reino Unido y para celebrar, Metal Hammer realizó un CD compilatorio con la ayuda de Matt Heafy.

¡La historia completa detrás de nuestro CD Bloodbound!

Cuando surgió la oportunidad de armar un CD especial con motivo del inminente a-mosh-alypse que es Bloodstock 2015, decidimos ahondar debajo de la superficie turbia para crear una celebración de las bandas que representan el húmedo y delicioso del metal underground (subterráneo) a través del festival. ¿El hombre que nos ayudaría a organizar tal obra maestra tan brutal? ¡El líder de Trivium y aficionado del metal extremo Matt Heafy, por supuesto! Por suerte, The Heaf - cuya banda estará liderando Bloodstock el viernes por la noche este año - estuvo más que feliz de hacerlo.

“Lo he dicho antes y lo diré otra vez: el metal no es sólo un género de la música, el metal es un estilo de vida,” nos dice el mismo hombre al ayudar a recopilar este bestial riff-a-thon. “Nunca olvidaré lo emocionante que fue cavar profundo, buscar más allá de lo meramente presentado en la vanguardia de la música para encontrar las cosas realmente buenas. El metal, con su constante evolución de subgéneros y la siempre creciente escena underground, tiene una constante flexión de géneros y bandas que desafían los géneros dentro de sus catacumbas; bandas que han desarrollado su oficio a pesar de todos los pronósticos.

“Al alcance de sus dedos podría estar el próximo Slayer, el Behemoth futuro, la segunda venida de Emperor,” continúa. “Esa es la belleza del metal: en cualquier momento uno podría estar descubriendo al próximo portador de la antorcha. El metal es la respuesta a la música manufacturada de las masas, tenemos la bendición de tener a los fans más devotos e intensamente devotos en el mundo; con el fin de mantener vivo el metal, tenemos que apoyarlo en todos los niveles. ¡Disfruten de esto, mis amigos!”

Esto es lo que viene en el CD, el cual se incluye gratis en la nueva edición (#272) de la revista Metal Hammer, y que pueden ordenar aquí:

 

  1. BURGERKILL – Undefeated
    Un corte desenfrenado de la banda de metal más grande de Indonesia.

  2. REIGN OF FURY – Hypnotise The Masses
    Ruido thrashy procedente de Midlands.

  3. PLANET OF ZEUS – The Beast Within
    ¡Riffs más gordos que una morsa!

  4. ETHEREAL – Psalm Of The Deceiver
    Black metal de sintetizadores procedente de Liverpool que golpetearán tus huesos.

  5. SUMER – Chisel
    Espiral locura post-metal.

  6. PIST – Gutter Slut
    Heavy metal exhuberante perfecto para tomar cervezas mientras se escucha.

  7. FIRE RED EMPRESS – Behind The Veil
    Riffs tan groovy que te harán mover las caderas.

  8. TAKEN BY THE FIRE – Don’t Move... Its Vision Is Based On Movement
    Ruido intenso inspirado por dinosaurios.

  9. METAPRISM – Reload
    Poderío del metal de la Costa Sur.

  10. VILLAINY – Charlatan
    Metal Avant-garde metal del lado oscuro.

  11. MUTAGENOCIDE – Hysteria
    Más ruido feroz del Reino Unido.

  12. CODEX ALIMENTARIUS – Impact
    Riffs Devónicos, que probablemente harán estallar tus globos oculares.

  13. PISS VIPER – Piss And Venom
    Con ese nombre, ¡¿qué no te puede gustar?!

  14. DIATESSARON – The Hummingbird
    Reflexiones Proggy de Canadá.

  15. OAF – Fuck Off Seagull
    Contundente, locura hilarante.

 

 

 

Abr 10, 2015
Published in NOTICIAS

Source: Trivium: Rise Of An Empire (Metal Hammer Issue 269)

El Nacimiento de un Imperio

Este mes hace diez años, Trivium lanzó el álbum que no solo los cimentó como uno de los actos más candentes del metal, sino que señaló el inicio de una nueva era para la música pesada…

“Éramos unos pequeños bastardos arrogantes”

Matt está bien consciente de lo que otras bandas pensaban de los jóvenes Trivium


Hay una foto enmarcada en la pared de la habitación de Matt Heafy: Una copia de la primera revista donde Trivium salió en la portada, del verano de 2005. El líder de Trivium en aquel entonces tenía 19 años y está fotografiado sosteniendo una guitarra Flying V, pero son las palabras impresas arriba de esas flamas las que realmente llaman la atención. En un brillante amarillo dicen ‘Sabbath… Maiden… Metallica… Trivium: La Banda Más Candente del Siglo.’ Tal fue la emoción, publicidad, y el calor generado por el lanzamiento del tan amado álbum de la Florida, Ascendancy en marzo de 2005. Diez años han pasado, y los recuerdos de ese periodo todavía hacen sonreír a Matt. Esos fueron, él recuerda, “momentos emocionantes, vertiginosos,” cuando – junto a sus jóvenes compañeros de Bullet For My Valentine y Avenged Sevenfold – su banda fue conocida como una de las pioneras a la vanguardia de una nueva ola del heavy metal.

“Cuando tenía 12 o 13 alguien me preguntó sobre mis metas en la vida y dije, ‘Quiero tocar en una gran banda de metal,’” él recuerda. “Eso fue todo en lo que pensé en aquel entonces. Y cuando Ascendancy salió fue como, ‘¡Oh mierda, esto en realidad podría pasar!’ Día tras día se sentía como que nuestros sueños se estaban volviendo realidad.”

Aunque se le denominaba como tal en aquel entonces, Ascendancy no fue el primer álbum de Trivium. Dos años antes, los nativos de Orlando (en ese momento un trío, con Matt unido por el bajista Brent Young y el baterista Travis Smith), habían lanzado su álbum debut Ember To Inferno, en el sello alemán Lifeforce Records. En ese momento Matt tuvo emociones encontradas por el hecho de que luego de su lanzamiento, ninguna copia del álbum estaba en venta en el estado de Florida o, a lo mejor de su conocimiento, en ningún lado en los Estados Unidos. Así que vino como sorpresa cuando el adolescente recibió una llamada del vicepresidente de A&R de Roadrunner Records, Monte Conner, ofreciendo su elogio y aliento.

“Básicamente, dos temas del álbum – Pillars Of Serpents & If I Could Collapse The Masses – fueron incluidos de regalo en alguna revista de metal que llegó al escritorio de Monte,” recuerda el cantante. “Él me llamó y dijo, ‘Creo que ustedes son buenos, todavía no son grandiosos, pero estoy interesado en ver adónde pueden ir después de este disco.’ Esa llamada realmente nos prendió fuego y nos hizo enfocarnos en intentar sacar algo que le volaría la mente.”

Algunos meses después, Matt envió un nuevo demo de tres temas a las oficinas de Roadrunner en Nueva York para llamar la atención de Monte, junto con un video grabado profesionalmente (pagado por su padre) para el tema principal del demo, Like Light To The Flies. Hubo respuesta rápida que la disquera quería poner a la banda (ahora expandida a un cuarteto con la adición del guitarrista Corey Beaulieu) bajo contrato. En ese momento, Roadrunner estaba en proceso de realizar un tour de muestra para el verano de 2004 con bandas de la disquera, con Machine Head y Chimaira liderando el paquete, y se les ofreció un puesto a los jóvenes de Florida. Hubo una sola dificultad: Brent Young renunció a la banda, y Trivium urgentemente necesitaba un nuevo bajista. Entró el chico de 18 años Paolo Gregoletto de la banda thrash de Miami Metal Militia.

“Apenas me había graduado de la preparatoria y de repente ya estaba de gira por los Estados Unidos con una de mis bandas favoritas del metal,” ríe Paolo. “Fue alucinante. Ya había escuchado Ember To Inferno, pero ahora la banda tenía un montón de canciones nuevas que eran más fuertes, más agresivas y simplemente mejores. Sabía que teníamos los cimientos de un álbum álbum realmente bueno.”

El Road Rage tour ofreció al Trivium que tenía una nueva imagen una oportunidad de probar su nuevo material en el camino en frente de una audiencia nacional para quienes ellos eran unos completos desconocidos. Los coros fueron ajustados, los riffs se pulieron, las melodías se perfeccionaron y acentuaron, para que al momento de que el joven cuarteto entrara al estudio con el productor Jason Suecof en octubre de 2004, ellos ya conocieran el material de adentro hacia afuera. En enero Ascendancy – una emocionante mezcla de metalcore, death metal melódico y clásicas influencias de metal – ya estaba completo.

“Recuerdo sostener el álbum por vez primera y pensar, ‘¡Ay mierda, esto es un nuevo nivel para nosotros!,” dice Matt. “No sabíamos si le iba a gustar a nadie más, pero estábamos orgullosos de lo que habíamos hecho.”

Fue en el Reino Unido algunos meses después, recuerda el líder, que Trivium primeramente se dio cuenta que ellos podían tener un álbum genuinamente especial en sus manos. El 1 de mayo de 2005, el cuarteto inició la parte del Road Rage por el Reino Unido junto a sus compañeros de disquera 3 Inches Of Blood y Still Remains en Wulfrun Hall en Wolverhampton. Mientras ellos esperaban para tomar el escenario, la joven banda podía escuchar los cánticos lejanos de la multitud que decían “¡Tri-vi-um! ¡Tri-vi-um!”: No pinches puede ser, pensó Matt. No hay manera de que aquí nadie sepa quiénes somos. Fue una noción de la cual rápidamente se desengañó.

“Pareció surgir desde el momento en que pisamos el escenario,” se maravilla. “La recepción totalmente nos voló la mente. Después todavía estábamos muy emocionados, así que decidimos ir al puesto de mercancía para conocer a los fans… e incluso cuando las otras bandas estaban tocando, parecía que la mayoría del público fue a platicar con nosotros. Viéndolo de nuevo, fue un movimiento algo irrespetuoso y de mierda que aplicamos a las otras bandas, pero en verdad no fue nuestra intención.”

Cuando la caravana del Road Rage llegó a Londres el 18 de mayo, Trivium fueron visitados tras bambalinas por el productor Andy Copping, quien no sólo los contrató para el Download Festival que sería en menos de un mes, sino que terminó promoviéndolos de una aparición en el tercer escenario a abrir el escenario principal. En la mañana de ese show, Matt Heafy consideró que al aceptar la oferta de Andy, él quizá cometería el error más grande de su joven vida.

“Recuerdo estar a un lado del escenario a las 10:58 AM y no había nadie frente al escenario,” él recuerda. “Yo estaba pensando, ‘Esto va a apestar. ¿Por qué diablos accedimos a hacer esto?’ Luego, mientras sonaba la música de introducción, por la colina, como en una escena de Corazón Valiente (Braveheart), llegaron gritando 40,000 fans del metal. Y ese fue el verdadero comienzo de nuestra carrera.”

“Fue irreal,” dice Paolo de la presentación que realmente lanzó a Trivium como una nueva fuerza en el metal. “Incluso cuando estábamos en el escenario, fue difícil asimilar lo que estaba pasando. Nunca habíamos visto algo así. Parecía que la montaña rusa iba directo a la cima y no teníamos idea adónde iba a ir a partir de ahí. Un par de días después conocimos a Bullet For My Valentine por primera vez en los premios Golden Gods de Metal Hammer en el Astoria en Londres y estábamos tan emocionados de lo que estaba pasando en nuestras bandas. Sentimos que éramos como hermanos en esta nueva cruzada para el metal.”

Aunque Trivium y Bullet se unieron – “Surgimos del mismo lugar, con influencias de las mismas leyendas, ambos izando la bandera para una nueva generación del metal,” reflexiona Matt – no todos recibieron con tal calidez el rápido ascenso de la banda de Florida. Matt se volvió muy consciente del hecho de que bandas más viejas en la escena del metal de los Estados Unidos – actos que él y sus compañeros de banda amaban y respetaban – se estaban quejando de su banda y el aclamo que estaban recibiendo. Que Trivium hablara francamente de su deseo de convertirse en la próxima banda súper estrella del metal, mientras se movían por todo el planeta con lujuria hedonista por la vida que podría estar a la par de Mötley Crüe en su mejor momento – sólo añadió leña al fuego.

“Definitivamente hay cosas que dije cuando tenía 18/19 años donde, si pudiera volver en el tiempo, me diera una bofetada a mí mismo y diría, ‘¡Detente, pequeño idiota!,” ríe Matt. “Nuestra disquera nos estaba animando a movernos en la dirección de sexo, drogas y rock'n'roll, diciendo, ‘Hablen sobre esta cosa que están haciendo, a la gente le gusta eso’ y a los 18/19 años uno se siente feliz de tomar esa guía. No fue que no estábamos esas cosas, pero puedo ver cómo la gente pensaría que éramos pequeños bastardos arrogantes.”

“Si no nos hubiéramos vuelto un poquito locos en ese entonces, hubiera estado un poco mal,” razona Paolo. “Uno tiene 18/19 años, viaja por el mundo por vez primera, conoce chicas y recibes bebidas cada noche… por supuesto que vas a divertirte con eso. La pasamos bien, pero siempre fuimos serios respecto a la música. Esa fue siempre la prioridad número uno.”

En marzo de 2006, Trivium regresó al Reino Unido para una vuelta de victoria, una gira de 19 fechas completamente vendidas, incluyendo dos shows en el Astoria de London, cuya capacidad es de 2000 personas. En la segunda de esas noches, este escritor fue encargado de subir al escenario a presentar a cada miembro de la banda con un disco de plata conmemorando 60000 ventas de Ascendancy en el Reino Unido.

“¡Con un carajo!”, exclamó un claramente sorprendido Matt a la audiencia mientras los cánticos de “Tri-vi-um” hacían eco por todo lugar una vez más. “Esto lo debemos a todos ustedes. Gracias.”

Incluso aunque estamos a través de una línea telefónica transatlántica, uno puede darse cuenta que Matt y Paolo están sonriendo ampliamente mientras se intercambian los recuerdos de esa noche. En ese entonces, incluso en lo alto de su éxito, algunos se cuestionaron si Trivium podría estar a la altura del éxito de Ascendancy, o si esto no era un breve éxito para los adolescentes de Florida. Diez años han pasado, con su banda que se espera que regrese al Reino Unido este verano para liderar el Bloodstock Festival – prueba enfática de su pertinencia e importancia en una escena que ellos ayudaron a revigorizar – ambos hombres pueden mirar atrás a tales noches como algo que causa emoción para una nueva era en la historia del metal. 

“Uno todavía puede escuchar algo especial en Ascendancy,” dice Paolo. “Es increíble que después de 10 años la gente todavía quiere escuchar canciones como A Gunshot To The Head…, Like Light To The Flies y Pull Harder… Siempre estaremos agradecidos por eso.”

“Siempre hubo muchas cosas arrojadas de ‘herederos al trono’ en ese entonces, pero siempre estuvimos listos para el reto,” indica Matt. “No fue desalentador; fue emocionante. Regreso a Ascendancy y no puedo creer que lo logramos siendo tan jóvenes. Nadie sabía lo que iba pasar cuando salió ese disco… mierda, ni siquiera nosotros mismos lo sabíamos.”

COREY TAYLOR DICE

“He conocido a estos chicos de Trivium por mucho tiempo y estoy orgulloso de decir que son mis amigos. Los he visto crecer y desarrollarse en una banda de heavy metal a tener en cuenta y lo han hecho a su manera. Diez años después Ascendancy todavía suena tan bien como lo hizo cuando recién salió. ¡Lo cool es que todavía están volviéndose mejores!”

You can also read the article in English by clicking on the following images. / También pueden leer el artículo en inglés dando click a cada una de estas imágenes:

 photo MetalHammer_issue269_01_zpsnowjseng.png
 photo MetalHammer_issue269_02_zps94vdsfyi.png
 photo MetalHammer_issue269_03_zpsqjr6rd1z.png
 photo MetalHammer_issue269_04_zpsptl49suv.png
 photo MetalHammer_issue269_05_zps1fp4ole1.png



Ene 06, 2015
Published in NOTICIAS

Source: Hysteria Magazine – Diciembre 2014

SOUNDCHECK / TRIVIUM
COMPLETOS E ÍNTEGROS


Texto: Tom Valcanis / Fotos: Neal Walters

• Matt Heafy • Guitarra •

Entrar a un lugar antes de un show es simplemente incorrecto. Es como ver a tu maestro de la escuela primaria fuera de casa en el mundo real como cuando eras niño. ¿Existe incluso cuando no estoy allí? Es tan vacío, es agresivamente vacío. Te restriega en la cara lo vacío que es.

Todo púrpura y brillantina, el interior es apto para las reinas de la disco y demonios de cocaína más que para los metaleros. Dos bares están abiertos esta noche. Los dueños del lugar conocen su cantera, por lo menos.

Snapper Neal y yo nos refugiamos en un salón del tamaño de un dedal al lado del mostrador de mercancía. Él derrocha porque encontró unas pinches cortinas negras. “Oh,” dice sin aliento. “Eso es genial.” Está más emocionado que un chico de 15 años al saber que sus padres se van de casa por el fin de semana. Mientras está conectando sombrillas de luces y enchufando mierda, Matt, Paolo, Corey y Mat bajan en fila de una sala verde ubicada arriba. Ellos se tropiezan con sofás de cuero y viejas cajas polvorientas porque nadie ha encontrado el interruptor de la luz. Alguien lo hace unos 20 minutos más tarde, justo cuando Corey y yo estamos a punto de salir. “¡Es como que estuviera saliendo del cine!” dice Corey, frotándose los ojos. ¿Qué película? “Oh,” se detiene a pensar. “Spinal Tap,” dice con una sonrisa. ¿Tienes una mejor respuesta? Eres un pinche mentiroso.

HYS: ¿Qué estás tocando en este momento?

MATT:
Yo uso la ‘signature’ Matthew Kiichi Heafy Epiphone Les Paul Custom, las versiones de seis y siete cuerdas. Están modeladas a partir de mi primera Gibson Les Paul custom que me dieron cuando tenía 11 años de edad. Tiene EMG-81/85. Tiene dos tonos normales, dos volúmenes, excepto uno de los tonos es un potenciómetro. No pedí eso, pero lo pusieron allí de todos modos. Ustedes escucharán que lo uso en vivo. Me encanta. Es como un truco barato de Ace Frehley [ríe].

HYS: ¿Qué hay de los accesorios?

MATT:
Uso cerraduras de correa Dunlop, correas de Richter… eso es todo. Es realmente un equipo mínimo. Yo uso Jazz III – no XL sino las plumillas Jazz III con Max Grip.

HYS: Hablemos de amplificadores y tono.

MATT:
Llevamos eso a un… ¿Shure o Sennheiser?

(Matt pide la respuesta a Joey, un técnico de guitarra* demasiado cómodo que está a punto de subir las escaleras).

MATT: Un equipo Shure inalámbrico para guitarra y luego en un Kemper. El Kemper va directamente a la consola principal y el mezclador del monitor. Pero no usamos nada más. Sólo el Kemper. No hay cabinas en el escenario, no hay micrófonos en el escenario, sólo una alimentación directa.

* Joey no es técnico de guitarra, sino el tour manager de Trivium (N. del T.)

HYS: ¿Maneja el tono también?

Matt:
Sí. Para mí, mientras menos cosas haya entre mi guitarra y los oídos del oyente, mejor. Menos cosas pueden salir mal. La mayoría de la gente no sabía que utilizamos un amplificador de modelado digital. Lo usamos en ‘Vengeance Falls.’ No hay manera correcta o incorrecta. La forma digital significa que podemos ir a lugares como Australia y dar a nuestros fans el mismo tono de guitarra que la gente en Orlando, Florida escucharía. En cuanto al tono real, es el que Andy Sneap hizo y que Colin Richardson mezcló y el cual Corey ajustó para que funcionara en vivo.

HYS: ¡Andy Sneap! Ese tipo ha producido a todos los grandes de metal. (Opeth, Arch Enemy, Nevernore – y la lista sigue.) Colin no se queda atrás tampoco.

MATT:
Oh, sí. Ha pasado a través de sus oídos, los oídos de Colin y los oídos de Corey, así que ha pasado por los mejores. Volamos a todas partes con nuestros Kempers. Incluso Paolo está utilizando el Kemper.

HYS: ¿Qué usas en casa?

MATT:
Lo que yo uso es el Roland Micro-Cube; mide como… ocho pulgadas por cuatro pulgadas. Me encanta. Uso esa señal más limpia o esa primera distorsión, ese tono crujiente. Yo prefiero tocar algo mínimo. Con el Cube puedo oír mi tono exactamente con lo que estoy haciendo. No estamos patrocinados por Roland ni nada, pero me encanta esa cosa. Cuanto menos, mejor.

HYS: ¿Cuál es tu equipo de práctica?

MATT:
Un banquillo clásico para guitarra, un taburete de baterista, metrónomo, el Cube y mi guitarra. Eso es lo que uso para componer. Nunca componemos durante el ‘momento para componer,’ si es al azar, simplemente grabamos. Simplemente grabo en la memoria de voz en mi iPhone y puedo grabarlo más adelante en LogicX. Sencillo.

• Mat Madiro • Batería •

HYS: Danos un desglose de tu kit, Mat.

MAT:
En los Estados Unidos es un kit PDP el cual es hecho por Drum Workshop (DW), pero aquí en esta gira en Australia es un kit de coleccionista de la serie DW. Yo uso soportes de batería DW, hardware, pedales, tambores, todo. Mi kit es de dos bombos, dos en la parte superior, dos abajo. Tengo un equipo de ‘toms’ de 10, 12, 16, 18 con siete soportes. Uso almohadillas de batería Evans y uno Pro Mark 6 – por lo cual es el paquete D'Addario. Los címbalos que estoy usando actualmente son Zildjian – tanto DW y Zildjian han sido a lo que recurro desde que empecé a tocar batería. Tan pronto como esos chicos me pidieron que empezara a tocar para ellos recurrí a eso.

HYS: ¿A qué se debe eso?

MAT:
Ellos son simplemente los líderes. Son los mejores. Zildjian ha existido desde siempre. Han sido la empresa pionera de címbalos. Siempre crecí queriendo esos. Suenan grande, suenan enorme. Si están tocando en un club pequeño o un estadio o lo que sea, simplemente suenan masivos. Son muy durables también.

HYS: ¿Cómo añades micrófonos a todo?

MAT:
Utilizamos un par de micrófonos altos para los címbalos y cosas por el estilo, tengo un montón de címbalos activos en mi lado derecho. Un ‘X-hat,’ mi ‘crash’ principal y un ‘crash’ auxiliar, un plato china, cosas por el estilo. Se ahorran micrófonos y canales para la consola principal. Así como que compartimos micrófonos de esa manera. En los ‘toms,’ cada uno de los ‘toms’ individuales tiene su propio micrófono. La tarola tiene uno arriba y otro abajo, por lo que obtenemos el mejor tono de ella. Tengo dos bombos separados con un solo pedal en cada ‘kick,’ así que ponemos micrófonos en cada uno.

HYS: ¿Tienes problemas para lograr el mismo arreglo? No puedo imaginar que sea tu propio kit cada vez.

MAT:
Tienes razón – pero lo que haría es ponerme en contacto con el representante de DW en esa área. Les enviaría una lista de lo que uso y ellos tratarían de conseguir un kit parecido, y si eso no es posible, la segunda mejor opción.

• Paolo Gregoletto • Bajo •

HYS: ¿Qué estás usando en este momento, Paolo?

PAOLO:
Mi equipo que uso en vivo es bastante simple, bastante similar al de Matt y Corey. Estoy usando mi ‘signature’ BC Rich Warlock. Es básicamente el bajo que he estado usando durante los últimos siete u ocho años. Estoy usando un reemplazo de pastilla Music Man por EMG. Esa pastilla grande que parece jabón.

HYS: ¿Hacia qué diriges eso?

PAOLO:
Al Shure UR-40. Estas son sólo las unidades inalámbricas que utilizamos. Eso va en el Kemper.

HYS: Ustedes sí que aman los Kempers.

PAOLO:
[Ríe] Sí, lo hacemos. El perfil que yo uso es el clásico del cabezal y cabina Ampeg. Siempre me gustó Ampeg cuando era más joven. Ahora tengo lo mejor de ambos mundos. Puedo viajar con el mismo equipo que quiero cada vez.

HYS: ¿Algo respecto a los pedales?

PAOLO:
Sí uso un pedal, tengo un arreglo para mi Solo Tone, pero prácticamente sólo uso eso para el sintonizador. No lo trajimos aquí porque no tocamos ninguna canción que lo necesitaba, pero tengo una pedalera de efectos que utilizo. Tengo un Dunlop Wah, el blanco. Uso un pedal llamado Turbo Rat por ProCo. También utilizo un pedal de bajo Muff Pie. Esos son los dos principales, tengo unos cuantos en casa con los que juego.

HYS: ¿Usas el mismo equipo en vivo en el estudio?

PAOLO:
El estudio es un poco diferente. En diferentes discos he usado el ‘plug in’ Sans Amp, el ‘plug in’ Ampeg, que es un ‘plug-in’ impresionante de Amplitude. Suenan increíble. Realmente depende. Han pasado años ya desde que he usado una cabina real. Pareciera que las guitarras se están poniendo al día con la era digital ahora. Para el bajo pareciera que los chicos han estado usando ‘plugins’ Sans Amp desde siempre. Te dan una gran base, un buen preamplificador, uno puede hacer grandes tonos de bajo.

HYS: ¿Cuerdas?

PAOLO:
Uso las cuerdas Dunlop Super Bright 130. Las empecé a usar hace un par de meses. Realmente me gustan las cuerdas brillantes. Es una de esas cosas en las que si quiero quitar un pedacito de la parte de arriba es fácil de hacer. Prefiero tener que cortarla que tener que añadirle más. Toco con mis dedos así que definitivamente necesito ese sonido brillante.

• Corey Beaulieu • Guitarra •

HYS: Hablemos de tu equipo. ¿Qué tienes?

COREY:
Supongo que después de todos esos chicos voy a sonar repetitivo [ríe]. Todos usamos más o menos el mismo equipo exacto; el inalámbrico Shure, un Kemper, un controlador de pie. Todo lo que oyes, todo lo que utilizamos para los efectos es lo mismo. Sólo que yo uso más cosas en el Kemper que Matt. Él es básicamente el que maneja los ‘leads’ limpios rítmicos. Lo he usado para ciertas partes de álbumes que tienen un ‘phaser’ o algo por el estilo. Casi todo lo que escuchan es del Kemper.

HYS: El Kemper parece ser el amplificador que frena el impulso para cualquier otra cosa.

COREY:
[Ríe] Estoy seguro de Matt habló de eso, pero con los años de volar a los shows y confiar en equipo de alquiler… uno no sabe lo bien que ha sido mantenido. Es una pinche molestia. Uno puede volar a un país el viernes y a otro país el sábado, por ejemplo en Europa. La tecnología digital sólo hace todo más fácil cuando uno tiene sus propias cosas. Es bastante sorprendente que el Kemper se ha convertido en una de mis piezas favoritas de equipo, simplemente porque se puede hacer mucho con él. Uno tiene una variedad de sonidos a su disposición.

HYS: Cuando estás componiendo en casa, ¿utilizas tu propio equipo?

COREY:
Cuando estoy en casa utilizo un montón de cosas diferentes. Cuando tocábamos Fractals hace años e íbamos por todo el mundo, me he compré un Line 6 Pod sólo para tener algo que siempre esté en la casa. Componiendo este último disco, grabé todos mis demos utilizando un Line 6 y todavía tengo un Line 6. Luego usé un poquito del software Peavy Revolver hasta que mi vieja computadora murió. Perdí eso. He estado usando uno de mis viejos Fractals para grabar demos. Lo dejo en la casa, siempre está conectado. Más o menos como cualquier equipo que tengo en mi casa. Es lo que mi cerebro se inclina a hacer. Es como el Line 6, incluso como el software Peavey Revolver… todo está programado como que estuviera usando un sonido 5150.

HYS: ¿Cómo compones usando ese arreglo?

COREY:
Muchas veces simplemente me sentaré, veré la televisión y compondré riffs. Tengo uno de esos amplificadores Peavey Viper, el grande, el cual suena muy bien, así que por lo general sólo tocaré en eso, y luego, si se me ocurre una idea o algo, lo grabaré en mi teléfono hasta que tenga por lo menos algo. Supongo que sólo tomo esa idea y podría grabar un pequeño demo rápido y luego, finalmente, encontrar las piezas correctas en el orden que van con él.

Para leer el reportaje en inglés y ver las imágenes en tamaño completo den click a cada miniatura:











Jun 14, 2014
Published in NOTICIAS

Source: Interview: Trivium’s Matt Heafy Talks Piss Bottles and Bloody Lips  


Buy magazine here: Revolver - Jun/Jul - 2014 - Golden Gods & Mayhem

Formados hace 14 años en Orlando, Florida, Trivium están más ocupados que nunca. Ellos lanzaron su sexto álbum, Vengeance Falls, en el año 2013 y ya han compuesto bases para otras 15 canciones nuevas, que tienen previsto empezar a grabar en el primer trimestre de 2015. Además, el cantante y guitarrista Matt Heafy está trabajando en un proyecto paralelo de black metal, Mrityu, que el ex-líder de Emperor Ihsahn producirá. Y, por supuesto, ellos están tocando en el Mayhem Fest de este año – que es apropiado, ya que el caos ha ensombrecido el grupo desde sus escasos inicios cuando los miembros de la banda estaban todavía en la preparatoria.

REVOLVER: Desde los primeros días de la banda, se han topado con un montón de caos, ¿no es así?
MATT HEAFY:
Por supuesto. En la época cuando éramos nuestros propios técnicos, estábamos abriendo para Chimaira en Buffalo, Nueva York. Di un paso por encima de donde estaba revisando y parte del escenario se rompió y una de mis piernas cruzó todo el escenario. Quedé atorado con mi cuerpo completo en una posición de "L" y todo el público lo vio. Yo estaba bien, pero fue muy vergonzoso.

¿Cuál fue el primer episodio de derramamiento de sangre?
En nuestro primer tour por el Reino Unido cuando tenía 18 años, un chico tomó el micrófono mientras yo cantaba y fue directo a mi cara y abrió parte de mi labio. Podía sentir la sangre chorreando por mi barbilla, pero seguí cantando. Después del show, me quería limpiar. Me encontré con este gran tipo británico borracho que quería que me tomara una foto con él. Dije que primero tenía que limpiar mi labio porque estaba sangrando por todas partes. No le gustó eso y dijo: “¡Estás meando en mi país!”, y trató de darme un golpe en la cara. Afortunadamente, fue lento y tuve la oportunidad de pasar por debajo de él y me largué de allí.

¿Cuál es la interacción más fea que has tenido con un miembro del público durante un show?
En 2005, éramos banda de apoyo de Children of Bodom y Amon Amarth en Santa Ana, California. Fue un tour difícil para nosotros porque no somos una banda de death-metal. Este chico en el lado de Paolo [Gregoletto] le hacía señas obscenas y le gritaba mierdas. Por último, se puso justo frente a la cara de Paolo, por lo que Paolo golpeó al chico con su bajo. La clavija de afinación conectó con la cabeza de este chico. El chico levantó la vista y toda esta sangre comenzó a brotar, así que agarró su cabeza y salió corriendo. Afortunadamente, Paolo no se metió en problemas por eso.

¿Alguna vez te ha golpeado alguna cosa mientras has estado en el escenario?
Antes de caminar hacia el escenario del Download '06, yo estaba detrás de un telón de fondo estirándome, y esta botella llena pasó volando, me golpeó en la cabeza, y me cubrió de orina tibia. Nadie tenía una toalla para que me limpiara y tuve que salir corriendo cubierto de orina y tocar así. Apestaba y estaba pegajoso, y padezco una especie de fobia a los gérmenes, por lo que fue muy difícil terminar el set.

Click a cada imagen para verla en tamaño completo / Click on each image to view full-size:

Revolver-Jun-Jul-2014-GoldenGods-Mayhem

Revolver-Jun-Jul-2014-GoldenGods-Mayhem



Feb 18, 2014
Published in NOTICIAS

Source: Kerrang! Magazine – 29/01/14

Esta semana: Matt Heafy, Trivium
“Heavy” Heafy sabe mucho sobre el metal – incluso encontró el amor a través del thrash.


Texto: Mark Sutherland
Foto: Paul Harries

LA PRIMERA CANCIÓN QUE RECUERDO HABER ESCUCHADO FUE…
Van Halen, ‘Eruption’

“Mi papá siempre escuchaba a Van Halen. Él tenía los discos originales cuando era un niño, pero él volvió a comprar lo mejor de la colección [‘Best Of Volume 1, 1996]. ‘Eruption’ era la que empezaba ese disco. Mi papá tocaba guitarra, pero él nunca se unió a una banda. Su sueño era tener un hijo que tocará una Gibson Les Paul. ¡Y miren, yo toco una!”
Encuéntrala: Van Halen (1978)

MI CANCIÓN FAVORITA EN LA ESCUELA ERA…
Metallica, ‘No Leaf Clover’

“Esa fue la canción que decidí tocar en mi show de talento en el octavo grado. Era nada más yo y un baterista, y al tocar esa canción el cantante original de Trivium me pidió que hiciera una prueba para entrar a la banda. No ganamos el show de talento, pero al menos conseguí la prueba. La canción con la que hice mi audición fue ‘For Whom The Bell Tolls’, también de Metallica…”
Encuéntrala: S&M (1999)

LA PRIMERA CANCIÓN QUE APRENDÍ A TOCAR FUE…
The B-52's, ‘Rock Lobster’

“Mi papá la tocaba y yo me quedaba como diciendo, ‘¿Qué es eso? ¡Suena cool!’ Ni siquiera sé si he escuchado esa canción otra vez aparte de cuando la tocaron en Family Guy [Padre de Familia]. Simplemente recuerdo ese riff. ¿Existe una posibilidad de que Trivium le haga un cover? ¡Absolutamente no, nunca!”
Encuéntrala: The B-52's (1979)

LA CANCIÓN MÁS TRISTE QUE HAYA ESCUCHADO ES…
Depeche Mode, ‘Sweetest Perfection’

“‘Violator’ es uno de los discos más geniales que existen, y ‘Sweetest Perfection’ es una de las mejores canciones en él. Tiene el mismo movimiento que una canción de amor de los años 50, excepto que va más lenta. Líricamente, uno se podría imaginar que se trata sobre una relación o una astronave perdida, pero por lo que me puedo dar cuenta, se trata sobre la adicción. Se siente y suena como una canción de amor, pero se trata sobre la adicción o la pérdida. Pensé que eso era realmente oscuro.”
Encuéntrala: Violator (1990)

LA CANCIÓN QUE ME HACE QUERER BAILAR ES…
Misfits, ‘Saturday Night’

“Yo no bailo, pero esta fue la primera canción en mi boda. Estoy bastante seguro que se trata sobre partir a tu amante, pero yo pensé que era apropiada. Estoy muy seguro que el baile no se vio tan bien, ¡pero al menos lo estábamos haciendo con una canción de Misfits! No me gusta hacer cosas que no he practicado enfrente de la gente. ¡Especialmente bailar!”
Encuéntrala: Famous Monsters (1999)

LA CANCIÓN CON LA QUE ME ENAMORÉ FUE…
Overkill, ‘Rotten To The Core’

“Estábamos abriendo para Overkill cuando me volví a encontrar con Ashley, la persona que luego se convirtiera en mi esposa. Nos conocíamos desde que teníamos 12 años, pero no éramos realmente amigos, si no sólo conocidos. Fue en un lugar llamado Joe's Sports Bar en Chicago. Recuerdo que ella estaba ahí visitando a alguien que vendía mercancía para nosotros. Pero fue en ese show cuando ambos nos dimos cuenta que nos gustábamos el uno al otro – nos dimos nuestro primer beso durante el set de Overkill esa noche. ¡Así que muchas gracias Overkill! Y recuerdo que yo tenía puesta una playera de Misfits, y eventualmente le di esa playera a ella.”
Encuéntrala: Feel The Fire (1985)

LA CANCIÓN QUE ME HUBIERA GUSTADO COMPONER ES…
Mozart, ‘Requiem in D minor, K.626’

“Desearía poder crear música de esa manera. No conozco a nadie que sea capaz de crear grandes piezas como esas. La gente puede componer piezas clásicas, pero no de esa grandeza. El Requiem es una pieza completa con todos estos sub-movimientos dentro de ella, con todos estos diferentes instrumentos y diferentes sentimientos y tempos, no solamente utilizando instrumentos clásicos sino también la voz que describe estas historias impresionantes. Las bandas de hoy en día apenas y pueden tocar música que alguien más escribió para ellas, y esos tipos creaban obras maestras clásicas. Es simplemente increíble.”
Encuéntrala: Requiem, Laudate Dominum; Exsultate, Jubilate (2000)

LA CANCIÓN QUE COMPUESTO DE LA QUE ESTOY MÁS ORGULLOSO ES…
Trivium, ‘Shogun’

“Es uno de los temas más épicos que tenemos. Dura 12 minutos. Es una de las favoritas de los fans y es del álbum más técnico que hayamos hecho, con la que tiene más partes y más dimensiones. ‘Shogun’ tiene todo lo que hacemos como banda, todo eso relleno en un solo tema. La tocamos en vivo recientemente y una chica estaba llorando, mientras este otro tipo movía su cabeza incrédulo de que la estábamos tocando. Es una canción que nunca dijimos que jamás la tocaríamos, pero pareciera como si nunca lo haríamos.”
Encuéntrala: Shogun (2008)

LA CANCIÓN QUE QUIERO QUE TOQUEN EN MI FUNERAL ES…
In Flames, ‘Goliaths Disarm Their Davids’

“In Flames es una de mis bandas favoritas de todos los tiempos. La escena del metal de Gotemburgo de finales de los años 90 fue revolucionaria, incorporando Folk sueco con Death metal y heavy metal tradicional. Esa mezcla realmente picó mi interés para lo que luego se convirtiera en el estilo de Trivium. Nunca la han tocado en vivo – siempre he dicho que volaré a cualquier lugar para ver esa canción. Se siente como un viaje – una búsqueda de canción. Pero después querría ‘Good Old-Fashioned Lover Boy’ de Queen para levantar el ánimo de nuevo…”
Encuéntrala: The Jester Race Rerelease (2002)

LA MEJOR CANCIÓN QUE SE HA COMPUESTO ES…
Queen, ‘Bohemian Rhapsody’

“Hay tanto en ella que funciona. Los emparejamientos de estilos que uno nunca se podría haber imaginado que fueran juntos; utilizando música clásica y las raíces de lo que se convertiría en el heavy metal; pintando una imagen vívida, líricamente; la producción; las cosas enterradas… Cada que la escucho todavía encuentro cosas nuevas, y no suena antigua, sino contemporánea. Queen definitivamente tiene lo que merece, pero no se discute sobre lo que podrían o deberían ser. Deberían ser reconocidos igual que The Beatles.”
Encuéntrala: A Night At The Opera (1975)

Para ver los scans en tamaño completo / Click on each image to view full size scan:



Página 1 de 4