Trivium Mexico

07 Noviembre 2016 |

Trivium: From Demo To Inferno

Source: From Demo To Inferno

El líder de Trivium, Matt Heafy, reflexiona sobre los primeros días de la banda y el camino a su álbum debut, Ember To Inferno.

Ya saben sobre Ascendancy de Trivium. El imparable ascenso al poder, los interminables elogios, ese show en el Download Festival en el 2005. Pero antes de eso estaba Ember To Inferno: el disco debut de la banda. ¿Y antes de eso? El Demo Rojo, el Demo Azul y el Demo Amarillo, todas esas fueron ediciones embrionarias de la banda que estaba por venir. Mientras Ember To Inferno se prepara para su relanzamiento llamado Ab Initio que incluye el LP original y demos, el líder Matt Heafy recuerda los primeros días. 

Cuando tenías 16 años, tú y tu padre pasaban los sábados reunidos con un abogado para hablar sobre el negocio de la música. Divertido, ¿verdad? 

¡En realidad yo habría tenido como 14 o 15! Mi papá decidió que sería una buena idea si hiciéramos una compañía legal de producción que protegiera a la banda; él tenía antecedentes en los negocios, así que él sabía que ese era el camino a seguir. 

Estabas comprometido con Trivium desde una edad tan temprana. ¿Alguna vez te sentiste como si te estuvieras perdiendo de las cosas "normales" de la adolescencia? 

Antes de Trivium, audicioné para una banda pop-punk; toqué Dammit de Blink-182. Yo no era un guitarrista serio, nunca me llamaron, nunca entré en la banda. Cuando descubrí Metallica, me mostró el estilo de música que sentí que estaba destinado a tocar. Así que audicioné para Trivium cuando tenía 12 años. El cantante renunció más o menos cuando yo tenía dos meses de haberme unido, ¡así que tuve que convertirme en el cantante! Siempre que pasaban cosas con la banda, siempre parecía que todo el mundo quería estar haciendo eso. Y todas las cosas que te volvieran loco cuando eres un niño… pudimos hacer eso en una banda, que supongo que lo hizo un poco más cool. ¡Es increíble, este es el único trabajo que he tenido! Mi primer trabajo, mi primera banda. 

¿Travis y Brent [Smith y Young, baterista y bajista originales de Trivium] compartieron esa pasión desde el principio? 

Creo que todos teníamos la misma mentalidad. Travis ya estaba en el último grado cuando yo cursaba el primer año, por lo que sólo nos superpusimos durante un año cuando estábamos en la escuela. Brent fue a una preparatoria diferente al resto de nosotros; y ambos se graduaron cuando yo empecé el segundo grado, y ambos tenían trabajos de tiempo completo mientras yo estaba en la banda. 

¿En qué momento te diste cuenta de que tenías que acabar con tu educación? 

Fue poco antes de abril de 2004. Me gradué de la preparatoria antes, comencé la universidad temprano, y conseguimos nuestra primera oferta de una gira para apoyar a God Forbid. Le pregunté a mi papá y él simplemente dijo, “Puedes volver a la escuela en cualquier momento, creo que deberías hacer eso.” ¡Así que lo hice! 

Cuando la gente habla mal de Trivium, extrañamente traen el rumor de que tu padre pagó por todo en los primeros días. 

Él pagó por los demos que grabamos localmente en el garage de algún tipo, que habrían sido, ¿qué? ¿300? Si 300 dólares molestan a la gente, ¡entonces sólo espero que sus padres sean tan solidarios! Es como cuando los padres de otras personas les pagan para ir a la universidad; en vez de pagar por mi educación, mis padres financiaron algunos demos. Mi papá financió el Demo Azul (Blue Demo), que nos consiguió contrato discográfico con Lifeforce Records. No es tan exagerado como dice la historia, pero así es como van las "leyendas" de las historias. Siempre se explotan y se exageran. 

El Demo Azul y Ember To Inferno fueron grabados en los estudios Audiohammer. ¿Qué hay de los otros demos? 

Grabamos quizá 10 o 15 demos antes del Demo Azul – cosas que hicimos por nuestra cuenta, ¡cosas que sonaban terrible! Grabamos el Demo Rojo más o menos como en $200 (dólares) y fueron solamente tres canciones. ¡Es un poco crudo, pero tenía como 15 años en él! Eso fue grabado en la habitación de alguien convertida en un estudio — el Demo Azul fue grabado en el garage de Jason [Suecof, productor] convertido en un estudio. Estos no eran estudios legítimos de varios millones de dólares; éstos eran arreglos en las casas de la gente. Grabamos el Demo Azul en unos días y cuando tocábamos shows vendíamos, como, un CD cada dos semanas. A un pariente. 

¿Cómo llegó eso a las manos de Lifeforce Records? 

Ese demo le fue dado a nuestro diseñador web, Fredrik Kreem – él hizo el arte de Ember To Inferno y también fue el webmaster de In Flames. Se lo dio a Jesper [Strömblad, ex-In Flames], luego Jesper posó en una foto con él, cosa que me voló la cabeza porque In Flames es una de mis bandas favoritas, pero ese EP terminó con Stefan [Luedicke] que trabajaba en Lifeforce. Stefan se puso en contacto y nos firmó; Lifeforce estaba en sus comienzos y realmente no tenía ese alcance, pero If I Could Collapse The Masses apareció en un CD de recopilación de una revista de metal que terminó en el escritorio de Monte Conner [ex-Roadrunner Records]. 

¿Alguna de las sesiones de grabación de Ember To Inferno se destaca en particular? 

Cuando grabamos los gritos, definitivamente. Los gritos que había estado haciendo durante 15 años hasta hace unos cuantos años dañaron mi voz, llevándome a entrenar con un nuevo maestro y encontrar una nueva técnica de gritos que suena mejor y más brutal. La técnica que solía utilizar sólo arrancaba mis cuerdas vocales por gritar tan fuerte y ruidoso como podía; cuando estábamos a punto de acabar con los gritos, se puso tan difícil que casi me desmayé. Tenía este dolor de cabeza miserable y estaba tirado en el sofá, y en ese momento Jason tomó una foto. Soy sólo yo donde me veo entrado en pánico, como si fuera a morir – así es lo duro que estaba gritando en ese disco. 

Mirando en retrospectiva, ¿cómo ves los demos ahora? 

Es casi incorrecto llamar demos a esos, porque cuatro canciones del Demo Azul se volvieron a grabar para Ember To Inferno; me gustan más las versiones del Demo Azul y no sé por qué. Tuvimos menos tiempo para grabar, menos presupuesto, menos todo, pero en ese momento, todo lo que hice fue practicar. Iba a la escuela, iba a casa y tocaba la guitarra por cuatro, cinco, seis horas, y tocaba con la banda. No íbamos de gira – tocábamos como una vez por semana – pero nos enfocamos tanto en nuestro oficio, en ser músicos, y creo que eso brilló en la música. 

Con este relanzamiento, no quise remasterizar o volver a grabar nada – quise preservarlo. Como por ejemplo, soy un gran fan de Star Wars. Sólo quiero ver la trilogía original, sin editar, sin todos estos personajes CGI caminándolos ahí  – eso es lo que hubiera sido si hubiéramos cambiado algo en Ember To Inferno o los demos. Yo quise tomar esa foto instantánea del tiempo en que se hicieron esos discos. Es tan genial ver Ember To Inferno como el modelo para lo que nos convertimos. Sólo tiene esta energía visceral, violenta. 

 

Trivium reeditará su álbum debut, Ember To Inferno el 2 de diciembre. Más información al respecto aquí.  

 

 

Media

Image Gallery