Trivium Mexico

Oct 22, 2011
Published in NOTICIAS

Source / Fuente: Musician Photo Journal



Musician Photo Journal ha estado realizando un especial de Halloween durante todo este mes de octubre, y hace unos días (el 14 de octubre, para ser más precisos) fue turno de Paolo Gregoletto, donde nos cuenta en un video cómo es que él era el terror de su vecindario. La traducción de lo que dice Paolo la encuentran debajo del video:



"No recuerdo si es una historia de Halloween, o si sucedió por esa época, pero no sé si recuerdan la película o el libro 'It' ('Eso') de Stephen King - hago referencia a eso para que sepan de qué hablo. Era muy joven; estábamos en Pennsylvania donde vive la familia de parte de mi mamá, y mi primo y yo éramos así como que muy aventados y siempre nos estábamos metiendo en problemas, y creo que vimos la película y quisimos hacer creer a los niños del vecindario que este payaso era real, y ya saben, estuvimos poniendo cosas como por una semana para que lo creyeran. Yo tenía como 8 o 9 años y los otros niños como 5 o 6, así que ellos nos veían como los mayores y los tuvimos asustados y fue tan divertido. Ya saben, pusimos una especie de trapeador naranja dentro de un bote de basura y los asustábamos cuando lo abríamos. Creo que eso muestra que en mi infancia era un bastardo, ja ja, pero fue tan divertido. Pero al fin y al cabo nadie se enteró que ese payaso no existía. Y ésa es mi historia de terror, espero que la hayan disfrutado."

Oct 20, 2011
Published in NOTICIAS
Este mes de octubre Paolo apareció en la portada de la revista Bass Guitar del Reino Unido. Los scans y la traducción del reportaje incluido lo encontrarán a continuación.

 BassUK #71 October 2011 BassUK #71 October 2011 BassUK #71 October 2011 BassUK #71 October 2011 BassUK #71 October 2011
Para ver los scans en tamaño completo den click a cada miniatura. / Click on the thumbnail images to view the full-size scans.

Búsquedas Triviales

Paolo Gregoletto de Trivium se toma un descanso de tocar el bajo con la banda para salir de Estados Unidos por años y contarle a Joel McIver cómo maneja esa magia antigua del estilo que sale de sus dedos.

Al preguntarle cómo empezó a tocar bajos BC Rich, Gregoletto responde: “El primer bajo que tuve fue un Yamaha de 4 cuerdas que todavía tengo; aunque no estoy seguro de la serie. Luego adquirí un Washburn, el cual fue el primer bajo activo que tuve – era realmente 'cool'. Después me empecé a interesar en BC Rich, porque me comencé a meter en la música de Slayer y Overkill – y en cada foto de ellos que veía, uno de los guitarristas o el bajista estaba tocando uno. Dije, “¡Hombre, necesito un BC Rich!” A partir de ese entonces comencé a comprarlos: Primero un Warlock, luego un Mockingbird, y luego un Beast – el cual vendí, porque era demasiado grande para mí. Tiene esa forma realmente incómoda y asimétrica. Aunque es sorprendente; uno lo ve y se queda “¡Wow!”

Como los bajistas metaleros sabrán, una característica común de los bajos BC Rich es que el cabezal grande comúnmente migra hacia abajo debido a su tamaño, un problema que es rectificable moviendo el botón de la correa más abajo del cuerpo. “Mis Warlocks signature no hacen eso, pero mi Mockingbird sí, la cual es una razón por la cual dejé de tocarlo,” asiente Gregoletto. “Amo ese bajo, pero no lo llevo en las giras: lo mantengo como un instrumento de estudio por esa razón. Lo perdí una vez, de hecho; ese bajo se me fue por tres días y yo estaba destrozado. No podía creerlo – pero luego reapareció mágicamente. Se perdió mientras hacíamos la descarga de equipo en Salt Lake City, así que al siguiente día llamé al lugar donde nos presentamos y no estaba ahí. Seguí llamando, y luego tres días después dijeron '¡Oh, lo encontramos detrás de una puerta!' Yo nomas dije 'Sí, seguro...' Pero no quise indagar más, así que solamente dije, 'Por favor envíenmelo de vuelta.' Después de eso me dije a mí mismo, 'Tengo que guardar esta cosa, es demasiado importante para mí...'”

BC Rich acaba de lanzar dos nuevos modelos de Gregoletto, uno de 4 y uno de 5 cuerdas. Esta vez, en vez del acabado blanco, el cual se había asociado a su modelo los últimos años, él eligió un diseño color caramelo más sutil. “He tenido el Warlock signature por al menos tres años,” nos cuenta, “y cuando mi contrato terminó para el bajo blanco, BC Rich vinieron a mí y me dijeron, 'Ése fue increíble; ¿te gustaría hacer otro?' Pude haberme ido a cualquier otro lado, pero estoy bien con BC Rich; me gusta quedarme con las cosas, y ese bajo encaja conmigo ahora. Al principio la gente me decía, '¡Ese bajo es más grande que tú!' Pero ya están acostumbrados a verme con un Warlock estos días. Así que en BC Rich me dijeron, 'Déjanos saber si tienes algunas ideas.' Y al principio pensé que tenían que hacer un modelo más oscuro, quizá un bajo gris revólver-metal – pero ellos dijeron, 'Hemos eso antes y realmente nunca destacó.' Así que seguí pensando. Miré mi guitarra Mockingbird, la cual es una serie Clásica exótica con el mismo tipo de madera que mi nuevo bajo, y yo dije, 'Eso está mortal; una imagen clásica.' Realmente quise hacerlo como en la forma una guitarra de metal. En vivo, las pastillas EMG ahí son fenomenales. Incluso cuando uso mi aparejo (rig) B, el tono es tan impresionante.”

En el metal, y ciertamente en sus subgéneros más técnicos, los bajistas suelen abandonar el enfoque tradicional de encajar con la batería, y en cambio se enfocan en sincronizar con los picking de los guitarristas rítmicos. Le preguntamos a Gregoletto, ¿cuál de los dos lados prefiere él? “Yo voy entre ambos mundos porque también toco guitarra y escribo muchos riffs,” dice, “pero me encanta encajar con la batería. También le doy muchas ideas a Nick cuando estamos grabando, y no me gusta concretar mis partes en bajo hasta que las partes en batería estén listas porque es ahí cuando se me ocurren las ideas más cool. Escucho la batería y pienso, 'Ahora puedo trabajar en esto,' a menos que tenga una parte en bajo que vaya a ser el tema principal de la canción.”

Gregoletto es inusual para ser un músico técnico en el hecho de que usa sus dedos en vez de una plumilla (pick). El mismo Gregoletto ha ido en ambas direcciones antes de ahora, explica: “Usé pick más o menos en 2005 cuando Ascendancy salió, cuando me uní a Trivium y tocamos un montón de tripletes en la guitarra. Cada canción tenía ese sentimiento de saltos y yo trataba bastante de seguir a la guitarra, sobre todo en las notas más altas. Desde entonces yo lo he re-ordenado: puedo tocar la misma nota más abajo de lo que ellos tocan, y de esa forma puedo mantener el extremo inferior y tocar más eficientemente. Puedo hacer las cosas más altas ahora con los dedos, pero en aquel entonces era difícil.” Él continúa: “Una vez que terminábamos las giras yo sólo practicaba, porque estaba determinado que quería tocar con mis dedos otra vez. Así fue como aprendí y toqué la mayoría del tiempo. También aprendí a lograr el tono que deseaba, porque una plumilla suena bien si se quiere cortar el sonido, pero el extremo inferior suena realmente diferente con tus dedos si se hace bien. A veces uso tres dedos, pero para la mayoría de las cosas uso dos, dependiendo de la velocidad, sólo para mantener los trazos iguales. También puedo añadir alguna cosa con tres dedos para variar un poco.”

Ahora en día la banda está en una fuerza comercial seria, pero aún en los primeros días de Gregoletto como músico él estaba enfocado en el largo plazo. “Dentro del primer año de agarrar mi primer bajo comencé a tocar en shows – cosas locales, nada grande,” explica. “Hacer eso temprano me ayudó a superar los nervios que se tienen cuando se toca en vivo. La descarga de energía es lo que hace tan diferente a un show en vivo, y se tiene que aprender a aprovechar eso. Desde entonces, cada paso que he dado ha estado dirigido últimamente para lograr eso. Cuando tenía 16 ya me sentía lo suficientemente confiado para tocar en clubes. Yo tocaba en Metal Militia justo al final de la preparatoria, y me sentía realmente confiado al tocar en esa banda en esa etapa.” Agrega: “Toqué en esa banda durante seis años y con algunas otras personas por aquí y por allá, pero realmente sólo tuve una banda antes de Trivium; creo que aprendí bastante rápido a quedarme con algo y no rendirme en eso. Solamente hay que mantenerse empujando y empujando; no hay que tratar de comenzar todo de nuevo y tratar de adoptar tendencias, porque nunca lo harás. Cuando me gradué de la preparatoria dije, 'Voy a continuar con la banda o iré a la universidad y hacer otra cosa'. Definitivamente hubiera continuado con la música de algún modo de haber elegido la segunda opción. He estado con Trivium ya hace siete años; uno tiene que poner el tiempo.”

¿Y cuánto tiempo se ha estado ganando la vida con su banda, nos preguntamos? “Diría que 2006 fue el primer año que fuimos de gira y ni siquiera había comenzado; el dinero comenzó a venir. Pero incluso cuando solamente los tours por Reino Unido nos hacía dinero, nosotros íbamos y hacíamos otro tour adonde quiera que los tours de UK pagaran. El Reino Unido fue nuestra plataforma de lanzamiento para llegar a esos lugares. Nos tomó tan lejos hasta el periodo de Shogun [2008] antes de que nuestros ingresos comenzaran a ser sólidos. Afortunadamente siempre he tenido el apoyo de mis padres: ellos siempre creyeron en mí para tocar música y me compraron mis primeros instrumentos. Procedo de un fondo musical del lado de la familia de mi mamá: mi abuelo ha tocado el piano durante 80 años. Aunque el metal fue mi propio descubrimiento. Ellos aprecian más la música conforme hemos crecido, parcialmente porque las melodías han crecido en nuestra banda – ¡Ahora nosotros apelamos a más que sólo adolescentes enojados!”

Ha pasado bastante desde Metal Militia estos días, mientras uno ve las revelaciones del estado de la técnica de la señal de Gregoletto. “El BC Rich va dentro del inalámbrico y luego el compresor, un modelo estéreo DBX 166XL – porque la cosa conmigo es que tengo dos de todo,” él explica. “Hay dos canales de estéreo, en caso de que uno falle. Luego eso va a un pre-amplificador Avalon M5 DI; esa cosa es lo mejor que existe. Nosotros sólo tocamos con monitores en el oído, no hay cabinetes; los nuestros tienen ocho drivers y cuatro diferentes finales al fondo, para así captar la batería justo en tu cabeza. Tengo mis tonos de mando con todo volumen, porque las pastillas suenan tan bien. Trato de lograr que el tono de mi SansAmp PSA suene como un SVT lo más que sea posible, porque siempre me ha gustado mucho Ampeg. Tuve uno, pero se lo presté a la banda Sanctity, ¡y se lo robaron de su tráiler! También tengo un wah para bajo Dunlop. Quiero comprar un viejo wah Morley, y he buscado uno en Internet, pero me pregunto qué pasaría si se rompiera, así que uso un Dunlop.”

Como miembro de una banda a la que le gusta escribir riffs complejos dentro de arreglos difíciles, ¿cómo se mantiene a la par Gregoletto? La respuesta es mantener una mente abierta sobre dónde encajar el bajo dentro de la canción, él nos dice. “Si uno toca con guitarristas que escriben riffs así, uno tiene que lograr que los riffs funcionen para uno. Hay notas a lo largo de todo tu bajo, y se pueden hacer tantas cosas sólo con cambiar de posición. He hecho eso muchas veces con contrapuntos y armonías, como Cliff hizo en The Four Horsemen – primero él fue con la progresión del acorde de la guitarra y luego subió la escala. Suena brutal cuando se hace eso: le da tensión porque se usa el bajo para tocar armonía. Realmente trato de hacer eso. Siempre hay esas opciones. Mucho de esto es intuición: sólo sentirlo y arrojar ideas por doquier, ya sean mis partes o las de otras personas. Todos hacemos bastante eso.”

La consistencia de ataque es también tan importante como la velocidad del picking, él añade. “Muchos ingenieros y productores me dicen que mis hits son bastante consistentes, incluso en vivo; no cuento con el equipo compresor, así que eso es loco, sólo lo tengo puesto un poquito para contener los altos y los bajos. Todo lo demás está en tus manos, y ahí es donde está el control. Uno no puede hacer que el pedal haga eso por ti. Sigue practicando y te sentirás cómodo con ello. Uno tiene que presionarse a sí mismo para dominar esas partes, y eso toma tiempo. Algunos de los riffs del nuevo álbum fueron difíciles para mí al principio, porque apenas estaba memorizando los ejercicios, pero una vez que lo haces, lo logras.” Él agrega: “Esos son los fundamentos de cómo manejo la plumilla cuando toco. Si puedo tocar las partes rápidas, eso es lo más importante; uno tiene que poder hacer eso, tanto con la mano izquierda como derecha. Uno no puede simplemente golpearle duro; uno tiene que ser capaz de hacerlo rápido y duro al mismo tiempo. A veces escucho un riff y pienso, 'Podría tocar eso, pero no va a sonar tan bien como si tocara la raíz y luego me encerrara en ciertas partes de eso'. Las notas de raíz son mucho más pesadas porque hay ese gruñido del bajo en la parte inferior del riff. Uno tiene que elegir lo que sea mejor para la canción.”

Palabras sabias de un hombre que ha estado ahí, hecho eso y lo mostró cuando la mayoría de nosotros todavía estaba tratando de descubrir qué era un loop (bucle) de efectos.
Página 14 de 14