Trivium Mexico

Nov 10, 2021
Published in NOTICIAS

Source: Trivium: Court is now in session
Photo by Mike Dunn

Se puede argumentar que en el 2021, el líder de Trivium, Matt Heafy, es el hombre más trabajador de la música. Un vistazo rápido a su Instagram muestra una paternidad equilibrada individual (nada menos que gemelos), un gran número de seguidores en el servicio de streaming Twitch (en el que realiza dos transmisiones diarias, que consisten en música original y covers, y juegos), así como un miríadas donde participa como invitado con bandas de metal emergentes, con, por supuesto, un poco de Jiu Jitsu brasileño incluido.
 
Eso ni siquiera tiene en cuenta su carrera principal en Trivium, que acaba de lanzar lo que podría decirse que es su mejor LP, In The Court Of The Dragon, apenas 14 meses después del aclamado por la crítica What The Dead Men Say. Es una carga de trabajo similar a The Rock, Joe Rogan o Kevin Hart, y la disciplina es lo que sustenta todo. “Te explicaré el programa completo,” dice Heafy cuando nos pusimos al día por teléfono.
 
Me despierto a las siete en punto, limpio la casa y preparo el desayuno para todos. A las 7:30, todos comemos y yo preparo el horario de las redes sociales para el día. A las ocho, 30 minutos de calentamiento vocal mientras los niños ven la televisión, con café en la mano. A las 8:30, estamos agradecidos de que alguien nos ayude en la casa, así que entro en mi oficina donde las transmisiones están configuradas y listas para comenzar. De 8:30 a 11 en punto, streams de Trivium con algunos juegos al final. A las 11 en punto es la hora de Jiu-jitsu. Mi compañero de Jiu-jitsu viene porque entrenamos en mi patio trasero, y lo hemos hecho durante los últimos 18 meses. A las 12 en punto, preparamos el almuerzo, paso tiempo con los niños y me preparo para la segunda transmisión. A la 1:30 me preparo para la segunda transmisión. Las transmisiones terminan a las 4 en punto, y luego llega la hora de los niños.
 
Es agotador de leer, pero estimulante escuchar cuando Heafy te lo explica con una intensidad militar. “Mi agenda no se debe a Trivium o Twitch – mi padre es un infante de marina y mi madre es japonesa, así que fui criado por dos de las culturas más disciplinadas y regimentadas. Y criando a los niños, ellos también necesitan estructura y horario.
 
La misma ética de trabajo se aplica a la banda, al menos a nivel musical, con In The Court Of The Dragon requiriendo solo 14 días para grabar. Es nada menos que una hazaña asombrosa dado el nivel de complejidad técnica y alcance cinematográfico que se encuentran en el álbum.
 
Todos somos tan intensos como los demás con nuestros horarios de ensayo,” dice Heafy. “Practicamos sin parar y dedicamos una cantidad intensa de tiempo a nuestros instrumentos para que cuando vayamos y hagamos shows después de un largo descanso, nos aseguremos de que las habilidades estén ahí. Cuando llega el momento de trabajar y ser creativos, es muy fácil para nosotros: me aseguro de cantar y gritar de una a cuatro horas al día, de cinco a siete días a la semana. Es más como ser como un atleta que músico; me estoy asegurando de estar siempre listo para empezar. Nunca dijimos en los últimos tres discos, 'Es hora de componer' – alguien ha creado un nuevo riff y las cosas simplemente han partido desde allí. Con éste, un día solo estaba jugando en el stream, y eso fue una parte importante de cómo comenzó esto. Para nosotros, se trata de atrapar un rayo en una botella.”
 
Los resultados hablan por sí mismos, ya que In The Court Of The Dragon fue recibido con júbilo por el mundo del metal en general, una comunidad que una vez descartó a la banda como oportunistas que capitalizaban la nueva ola del heavy metal estadounidense y el bombo del metalcore de mediados de los 2000. De hecho, el periodo "intermedio" de la banda es una mezcla, con discos como Vengeance Falls y Silence In The Snow que se sienten como asuntos que dieron dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás.
 
Con The Crusade, Vengeance Falls y Silence In The Snow, establecimos límites”, dice Heafy, señalando sin rodeos que estos discos fueron de hecho fallos. “Aquí, entramos preparados pero no teníamos límites. Hicimos cualquier cosa que se sintiera bien, y esa es una gran parte de la razón por la que estos discos más recientes parecen haber resonado tanto en la gente. No podemos creer que con diez discos, la gente diga que estamos escribiendo nuestras mejores cosas ahora, es un lugar realmente increíble para estar como banda.
 
Con diez discos a sus espaldas, parece que Trivium es cualquier cosa menos un acto de nostalgia, con In The Court Of The Dragon completando un hat trick de lanzamientos que definen (o salvan) la carrera (The Sin And The Sentence y What The Dead Men Say componen esta santa trinidad).
 
Es el tipo de consistencia que la banda siempre ha insinuado, pero nunca entregó del todo, un hecho del cual Heafy es muy consciente de moverse hacia un mundo post-COVID. “Sin lugar a dudas, somos la mejor banda en vivo que hemos sido,” dice.
 
También somos la mejor banda de estudio que hemos sido. Transmitimos todos los shows que tocamos de forma gratuita, escucho cada show con mucha, mucha atención, y nos ha ido mejor que nunca. Vivimos a diez minutos los unos de los otros, tenemos nuestro propio cuartel, y estamos más preparados que nunca para hacer los discos que queramos hacer.”

 

Abr 18, 2016
Published in NOTICIAS

Source: Blunt Mag | Trivium: Push Forward
Photo Credits: Gwendolyn Lee Photography

BLUNT se encontró con el guitarrista Corey Beaulieu donde hablaron sobre nueva mierda, vieja mierda… e inclusive de más mierda nueva.

Ustedes tuvieron que añadir otro show en Melbourne para su gira australiana como líderes de cartel porque el primero se agotó. ¿La lealtad de los fans de todo el mundo todavía les sorprende?

Bueno, ya sabes, a lo largo de los años hemos construido una muy buena base de fans en todo el mundo. La última vez que vinimos a Australia tuvimos unos shows realmente muy buenos y siempre nos encanta ir allí. Definitivamente hay una gran cantidad de fans que vienen a vernos cada vez que tocamos. Y hay un montón de nuevos fans que serán capaces de venir a vernos por primera vez. Independientemente de lo grande que es el lugar, tratamos de poner el mismo tipo de show que hacemos en cualquier otro sitio. Cuando vamos a Japón y Australia no podemos llevar las mismas cosas que tenemos en Europa – no podemos enviarlas desde Europa. Pero definitivamente tratamos de poner el show más grande que podamos y dar a todos la experiencia de ver a nuestra banda en un entorno en vivo. Las personas que nos han visto antes ya más o menos saben qué esperar del show en vivo que tratamos de poner.

¿Cómo se sienten con los fans que vienen a los shows y los confrontan con frases como "Prefiero el viejo Trivium"? Es un concepto mediocre, por supuesto, simplificar todo en "viejo" y "nuevo", sin embargo esos comentarios suelen ser muy mencionados.

Cada disco es diferente pero sigue siendo Trivium. No somos una banda que va a repetir el mismo sonido en cada disco porque eso es simplemente muy aburrido y realmente estancado. Cada disco es sí mismo, ya que no haríamos el mismo disco dos veces. Cada disco tiene su propio sonido, cada uno es único dentro del catálogo… todo depende a qué tipo de fan le preguntes. En cada banda que tengas, hay gente que va a decir eso. Hay gente que dice: “Sólo me gusta el primer disco de Metallica”, cuando ya han sacado 12. Los fans simplemente son así, no importa de cuál banda le preguntes a los fans. En realidad no prestamos mucha atención; sólo tocamos la música que queremos tocar y disfrutamos de ese proceso.

¿Acreditas su éxito continuo a la progresión constante de su sonido?

Sólo queremos seguir avanzando. Ya sabes, lo que hacíamos hace 10 años, todo por lo que pasamos personalmente, todo cambia. Así que siempre quisimos avanzar y ver qué más éramos capaces de hacer como banda y como compositores, ya sabes, en cuanto a creatividad; hacer algo que no hemos hecho. No quiero escribir la misma canción una y otra vez, quiero escribir algo fresco que lo mantiene emocionante.

Pues ustedes hacen un trabajo muy bueno en eso. Hablando de su interacción con los fans en la escena, David Draiman de Disturbed hace poco tiempo llamó la atención a una fan por usar su teléfono en un show y fue muy publicitado. ¿Que los fans hagan cosas como usar sus teléfonos te molesta en absoluto a tal grado de llamarles la atención?

Ya sabes, los fans pagan para estar allí, así que si necesitan utilizar sus teléfonos, pueden utilizar sus teléfonos. Desde que empezamos a ir de gira, los teléfonos celulares han sido una cosa principal en nuestra cultura. Veo a la gente en primera fila escribiendo, pero no sé sobre qué están escribiendo o si es importante, y ellos simplemente podrían estar escribiendo el setlist. Pero el hecho de que están allí significa algo, ¿sabes? No hablo en el micrófono, y por lo tanto no haría eso [llamar la atención al fan], pero todo el mundo es diferente en cuanto a la forma en que reaccionan a ciertas situaciones. El hecho de que la gente está allí significa algo para la banda y habrá una persona en su teléfono, pero también hay cientos o miles de personas allí rockeando y divirtiéndose. Así que uno debe seguir tocando y seguir disfrutando del momento que se tiene con los fans que están allí viendo. He estado en conciertos donde he mirado mi teléfono por alguna razón y no es porque no estoy disfrutando del show. Siempre hay un correo electrónico o alguna mierda así, siempre hay algo sucediendo con tu teléfono, cosa que es una ocurrencia común en la actualidad.

Absolutamente. Para terminar, sus dos últimos discos han estado separados por un intervalo de dos años. Después de haber lanzado su séptimo LP el año pasado, ¿están esperando un nuevo lanzamiento para el año 2017?

Tratamos de planificar el futuro tanto como podemos, y estaremos de gira por el resto del año [pero] hemos hablado de hacer un disco el próximo año. Todo depende de lo que pase – uno más o menos puede planificar con tanta antelación – pero uno nunca sabe cuándo va a surgir una oportunidad que no se pueda rechazar. Tengo la sensación de que en algún momento del próximo año sacaremos un nuevo disco, ya que sin duda hemos estado planeándolo y trabajando en nueva música y conceptos para el disco, y planeando todos los detalles del horario – lo que queremos hacer, con quién queremos trabajar, cosas por el estilo. Cuando planeamos un disco lo hacemos con la mayor antelación posible. Por lo general somos bastante rápidos cuando se trata de preparar un disco. Estamos por lo general bastante preparados, así que no se toma demasiado tiempo. Así que definitivamente estamos con ganas de sacar música nueva en algún momento; esperamos tener un tiempo libre a finales de este año y así ser capaces de poner en marcha el siguiente paso del proceso.

 

Oct 27, 2015
Published in NOTICIAS

Source: Blunt Magazine Australia Issue 141  

El scan se encuentra al final de la traducción del artículo.


SILENCE IN THE SNOW ES EL DISCO DE TRIVIUM MÁS DESAFIANTE A LA FECHA, MEZCLANDO LA GLORIA DEL HEAVY METAL CON LA EXTRAVAGANCIA DEL ROCK. ES UN NUEVO CAPÍTULO PARA LOS THRASHERS MELÓDICOS – UNO QUE LOS VE CONQUISTANDO EL MUNDO. 

TEXTO: MATT DORIA. 
FOTO: SANDRA MARKOVIC. 
TRADUCCIÓN: VIRY ABERNETHY (TRIVIUM MÉXICO) 

En algún momento de la carrera de cada banda exitosa, una decisión crucial debe hacerse: ¿uno debe estancarse en la misma ruta que siempre toma, jugando a lo seguro y con la esperanza de que el punto de mira no se esfume, o debe darse un paso en una dirección inesperada, prenderse fuego a sí mismo y sumergirse en el abismo con la cabeza en alto? Para los pilares del heavy metal ​​Trivium, la respuesta era obvia –vieron un camino claro hacia el futuro, así que agarraron el volante con ambas manos y se fueron por el camino más difícil humanamente posible. Como admite el bajista y corista Paolo Gregoletto, ellos como que tenían que hacerlo.

“Al llegar a nuestro décimo año de ser una banda internacional, creo que todos sentimos como que teníamos que hacer esta gran declaración, y no descansar en lo que hemos hecho, sino construir a partir de ello,” explica. “Quisimos hacer algo impactante no sólo para los fans de Trivium, sino también para las personas que nunca han oído hablar de nosotros y nos escuchan por primera vez.”

Desde el día que Ember To Infierno del 2003 llegó a las tiendas, Trivium ha gastado cada momento partiéndose el trasero en un intento de construirse a sí mismos en una presencia internacional. 12 años más tarde, el cuarteto está siendo líderes de cartel de los festivales en Europa y llenando estadios en Asia – pero todavía no puede llamársele ‘misión cumplida.’ 

“Muchas de las cosas que estamos haciendo en cuanto a giras han sido estos escenarios masivos y grandes festivales, y cuando uno está haciendo ese tipo de shows, uno como que palidece con respecto a ellos,” dice Gregoletto, señalando que los shows enormes necesitan canciones enormes por igual. “A través de los años, uno se da cuenta de que ciertas canciones funcionarán mejor. Las canciones de apertura más grandes tienden a funcionar mejor, y ahí fue donde estábamos canalizando nuestros pasos, así que pensamos: ‘Bueno, vamos a hacer un álbum completo con esto’.”

Cuando los nativos de Florida comenzaron a lanzar sencillos para promocionar el álbum, la primera cosa que los fans notaron fue la ausencia de los gritos característicos de Matt Heafy. Aunque fueron raros en Vengeance Falls (2013), parecía que estarían totalmente ausentes en Silence In The Snow. Y lo están.

“En realidad hubo un punto en la grabación donde Matt estaba terminando las voces y nuestro productor nos dijo, ‘¿Hay partes donde probablemente podrían lanzar algunos gritos?’”, explica Gregoletto. “Sentimos que el disco ya estaba listo en ese momento, por lo que si los hubiésemos añadido, solamente hubiera sido porque sí y no para mejorar las canciones.”

“Creo que todos los años de cantar en vivo en realidad y de mejorar en eso, de saber que podríamos lograr mucho más de lo que estábamos poniendo en los discos, nos empujó hacia [el nuevo estilo] también.”

Es cierto que la Internet no se ha adaptado a la transformación tanto como la banda podría haber esperado. Mensajes de Facebook que intentan acallar las críticas han aparecido en numerosas ocasiones, pero todos en el equipo Trivium han tomado la respuesta crítica en broma.

“Lamento informarles que nuestro próximo álbum no tendrá cantos o gritos. Yo estaré estrictamente presionando la barra espaciadora. Disfruten de los ‘bass drops’,” Heafy tuiteó de broma en agosto (aunque sí nos preguntamos cómo sonaría el Triviumstep… a ver si los que hacen remixes se ponen a trabajar en eso). Al final del día, la banda está muy consciente de que honestamente no tiene sentido tratar de hacer el álbum perfecto.

“O se trata de que todos compartamos una idea, o que vayamos a volvernos locos tratando de complacer a la gente que nunca convenceremos,” dice Gregoletto. “Sé que va a haber gente que no va a gustarle, pero sé que va a haber un montón de gente que le encantará, y cuando realmente pegue con la gente y lo escuchen un par de veces, van a decir, ‘Oh, sí, esto es genial’.”

Bien, Trivium suena diferente ahora. Grandioso. Pero, ¿cómo fue exactamente que su nuevo sonido salió de la fábrica brillante como un Warboy que se dirige a Valhalla? Michael 'Elvis' Baskette, es la respuesta. Con una trayectoria intachable en los éxitos del rock moderno, Baskette estaba empeñado en dar a Trivium una nueva capa de pintura, sin importar cuántas marcas dejó en sus espaldas. 

“Fuimos tan duro como pudimos con estas canciones, asegurándonos de que estábamos preparando la plantilla correcta para hacer que las voces sonaran a tope, y él fue muy duro con nosotros para asegurarse de que estábamos haciendo eso,” declara Gregoletto. “Estuvo bien; necesitábamos a alguien que hiciera sonar el látigo y señalara los defectos y las cosas que podrían ser mejor. En mi opinión, uno tiene que pasar por eso para obtener los mejores resultados. No siempre es la experiencia más agradable, pero a veces es necesario para conseguir lo que se está buscando, y creo que lo logramos en este disco.” 

Alejándose de Silence In The Snow y mirando el metal en un espectro más amplio, Gregoletto dice que la escena tiene un futuro brillante por delante de sí misma, pero su longevidad corresponde a las bandas que tienen como objetivo crear recuerdos, en lugar de sacar provecho de las modas pasajeras.

“Para mí, personalmente, me encantaría que el metal se centrara realmente en la composición y en sólo hacer la música más grande, mejor, y que suene como himno,” dice entusiasmado. “No creo que tiene que ser limpia necesariamente – Lamb Of God, en mi opinión, es una banda que realmente monta la línea de ser extrema, pero siguen siendo tan accesibles en un gran nivel.”

Con el Internet creciendo como la plataforma de elección para muchos shredders prometedores, Gregoletto los anima a que den buen uso a su talento y comiencen la próxima oleada de iconos del metal.

“Sé que la gente tiene el talento,” dice. “Eso es lo loco del asunto; veo el talento que hay. Miro en YouTube y hay algunos de los músicos más grandes. Y yo digo… ¡Hagan canciones! ¡Hagamos de esto algo grande! No hay ninguna razón para que el metal no esté en arenas todo el tiempo.” 

Click on the image to see full-size / Den click a la siguiente imagen para ver el scan en tamano completo:

BluntIssue1412015 small